Los perros del rey.

Hay quienes olvidan todas las cosas buenas que los demás hacen por ellos. Hay que aprender a ser más compasivos al juzgar y menos viscerales al decidir. 

Hienas.jpg

El  rey de una comunidad tenía diez perros salvajes a los que usaba como animales de escolta y para vigilar su palacio.

Los animales eran temidos en el reino, ya que el monarca también los utilizaba para castigar a sus súbditos que cometieran algún error. Los hallados culpables por el rey eran lanzados vivos a los feroces perros, quienes los destrozaban para luego devorarlos.

Un mal día, uno de los más cercanos secretarios del rey le informó a éste sobre el descontento que había en el reino. Al monarca no le complacía en absoluto escuchar sobre las quejas de sus súbditos. El secretario insistió en que esa actitud le causaría problemas mayores en el futuro.

El rey, harto, de escuchar a su secretario, ordenó a su jefe de seguridad que fuera lanzado a los perros.

“¿A mí?”, preguntó aquel. “¡Pero si yo le he servido por años! Yo le acompañé desde antes que fuera rey. ¿Cómo es posible que ni siquiera me tenga alguna consideración?”

El rey preguntó al condenado cuál era la consideración que deseaba. “Dame diez días antes de morir”, respondió éste. “Concedidos. Morirás en cuanto se venza el plazo.”

El secretario aprovechó el tiempo que le restaba de vida para sobornar al guardia que estaba encargado de los perros. Cada uno de los días iba con ellos y les llevaba un jugoso bistec como obsequio. Si el cuidador se lo permitía, los bañaba y los acariciaba.

Cuando se cumplieron los diez días, el antiguo secretario del rey se presentó en el palacio. Ya estaba todo listo para la ejecución. Los perros azuzados esperaban en sus perreras para destrozar al desgraciado.

Se arrojó el condenado al foso donde sería devorado. Pero, para sorpresa de todos, los feroces perros se detuvieron a sus pies y comenzaron a hacer cabriolas y a jugar con el hombre.

El rey, desconcertado, rugió: “¡¿Qué clase de embrujo has lanzado a mis perros?!”

El hombre contestó: “Serví a los perros sólo diez días y ellos no olvidaron mis cuidados. Sin embargo, a usted Majestad, le serví por más de diez años y se olvidó de todo, por no querer escuchar lo que tenía que decirle”.

El rey se dio cuenta de su error y ordenó que el criado fuera sacado del foso. 

Un hombre inteligente hubiera puesto en libertad al secretario. Pero este rey era el rey.

Esa misma noche mandó comprar diez hienas. Éstas devoraron a los perros traidores. Y luego al secretario hablador. Es que el rey era malo. Y era el rey.

Nunca hay que subestimar la lealtad de los animales, ni la maldad de los hombres.

Categorías: Retórica de lo Trivial | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Pluma, lápiz y cicuta

Creo en el destino. Me emborracho porque soy mexicana, de haber nacido en Suiza bebería leche.

Té blanco, letras y otras cosas

Un blog por Cami Aranfu

Perséfonne

Otra fanática más de la literatura

Viajando con perrosaurios

Sí se puede viajar con mascotas enormes

Paulina Mendez Tips

Me gusta vestirme bien, mis marcas favoritas son ivonne, mk, soy compradora compulsiva, me gusta la música de cold play, muse

elsemanaldepenelope

evoluciónvital

LA NOTA digital

Entre Ríos #LNd

Eligiendo Vida

Deconstruye y transforma tu estilo de vida.

La Viajera Incansable

Imágenes y reflexiones viajeras

Emiroverasuarez Recuerdos del Cóndor Difusiones geopoliticas y cultural.

Abierto al mundo intelectual y politico, abriendo surcos entre la neblina

Rebe & Miau

Una forma diferente de estar en el mundo

tumpitula

ToDieMarBru

Una adicción innecesaria

run, trail, trailrunning, viajes, versos, poesía, relatos, running,, historias, anime, manga

Pensamientos en la Noche

Un espacio para la reflexión de anécdotas y cosas que no son del mundo. Un lugar que no pretende ser polémico, pero si causar algún pensamiento en la noche…

Puras Vagancias

Cosas que suceden en el mundo, mi mundo y sus alrededores. Intentos de discernimiento entre el ser, el deber ser y el querer ser. Lo que fuí, lo que soy y lo que pretendo. Lo que veo, oigo, toco, huelo y gusto en mi vida cotidiana.

Phusions

Nos gustan las cosas que nos gustan. Y punto.

A %d blogueros les gusta esto: