El león y el elefante.

¿Quién es el rey de la selva? Depende a quién le preguntes.

b75b196a3-1

Una mañana de diciembre, el león despertó sintiéndose excelente. No había nada que pudiera hacerlo sentir mal: era el macho alfa de la manada, el más poderoso de todos los animales, el rey de la selva.

Con andar orgulloso, mientras iba recorriendo los confines de su reino, su frondosa melena se agitaba al viento, los grandes músculos de sus patas se tensaban bajo la brillante piel. Quería que todos vieran lo bien que se sentía, que fueran testigos de su poderío.

Durante el recorrido se encontró con una manada de cebras. Los equinos alzaron la cabeza, atentas a sus movimientos. Sabían que una tendría que sacrificarse por las demás. Pero el león desde lejos les gritó: “¡Ey, ustedes! ¿Quién es el rey de todo esto?” La manada, al unísono, exclamó: “¡Tú lo eres, oh, gran rey!” Y el león, sonriente, continuó con su camino. Las cebras suspiraron aliviadas. Vivirían todas un día más.

Por el camino, el león se topó con un enorme oso hormiguero, con una serpiente pitón, con un búfalo y con varios de sus “súbditos”. A cada uno preguntó quién era el rey del lugar. Todos, sin excepción, contestaron que él.

El león se sentía extasiado. En toda la historia de la selva no había habido un monarca como él, amado, alabado y reconocido por todos.

En un momento dado, nuestro monarca se encontró frente a frente con un gran elefante. “Oye, orejón. ¿Sabes tú quién es el soberano de todo ésto?” El paquidermo lo miró fijamente, sin contestar. El gran felino insistió: “¿Porqué no contestas, animal? ¿Sabes quién es el soberano del lugar?”

El elefante agachó la cabeza y estiró la trompa. Con ella atrapó la pata del león y lo levantó por los aires. Después de una o dos sacudidas, lo lanzó varios metros.

El rey, atontado y despeinado, se levantó como pudo. “Está bien. Está bien“, le dijo al elefante. “Si no sabías quién es el rey, solamente me lo hubieras dicho“.

La moraleja de esta fábula es que, en el gran esquema de las cosas, proclamarse rey no es garantía de serlo (aunque miles de animales así lo manifiesten).

Veremos

* * * * * * *

Comparte este texto. Y ¿por qué no? Comparte este blog a través de tus redes sociales. Nos puedes encontrar en Twitter (@HERAGO101), en Facebook (Heroismo Agonizante 101), Tumblr (Heroísmo Agonizante 101) y hasta en Google+ (HeroísmoAgonizante101).

Ayúdame a cumplir el punto 5 de mi lista de las 100 cosas que tengo que hacer antes de morir . Nos encantaría lograrlo pero necesitamos tu ayuda. Si es de tu agrado lo que aquí se publica, compártelo. Ayúdame a morir feliz. Gracias mil.

– – – – – – – – – – –

Categorías: 2018, Fábulas, Retórica de lo Trivial, Viernes | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

Perséfonne

Otra fanática más de la literatura

Viajando con perrosaurios

Sí se puede viajar con mascotas enormes

Paulina Mendez Tips

Me gusta vestirme bien, mis marcas favoritas son ivonne, mk, soy compradora compulsiva, me gusta la música de cold play, muse

elsemanaldepenelope

evoluciónvital

LA NOTA digital

#LeyDeSemillas

Eligiendo Vida

Deconstruye y transforma tu estilo de vida.

La Viajera Incansable

Imágenes y reflexiones viajeras

Emiroverasuarez Recuerdos del Cóndor Difusiones geopoliticas y cultural.

Abierto al mundo intelectual y politico, abriendo surcos entre la neblina

Rebe & Miau

Una forma diferente de estar en el mundo

tumpitula

ToDieMarBru

Una adicción innecesaria

run, trail, trailrunning, viajes, versos, poesía, relatos, running,, historias, anime, manga

Pensamientos en la Noche

Un espacio para la reflexión de anécdotas y cosas que no son del mundo. Un lugar que no pretende ser polémico, pero si causar algún pensamiento en la noche…

Puras Vagancias

Cosas que suceden en el mundo, mi mundo y sus alrededores. Intentos de discernimiento entre el ser, el deber ser y el querer ser. Lo que fuí, lo que soy y lo que pretendo. Lo que veo, oigo, toco, huelo y gusto en mi vida cotidiana.

Phusions

Nos gustan las cosas que nos gustan. Y punto.

CYL FOTOGRAFOS

Inmortalizando tus recuerdos

Cartier-Bresson no es un reloj

Quise hacer un blog de fotografía... Y esto es lo que me salió

A %d blogueros les gusta esto: