THE ONE WHERE THE PLANS WERE DESTROYED (BY AN INVISIBLE ENEMY).

Es cierto lo que decía Erwin Rommel sobre planear algo: “ningún plan sobrevive al contacto con el enemigo”.

En cualquier situación hay que tener un plan.

Para mi fue una solución lógica y bastante viable. Casi toda mi vida la he vivido en alineamiento con la pregunta ¿Cuál es el plan?

Si el objetivo es mantener la cordura en estos tiempos tan interesantes en los que vivimos, el plan es sencillo.

Mi terapeuta me recomendó mantener una rutina y aferrarme a ella como un método de prevención de episodios de ansiedad. De ese modo, aunque pocas cosas están bajo control en el mundo, tú puedes mantener un control interno sobre tus acciones, tus pensamientos.

Ahora, para mí fue fácil establecer un horario fijo de actividades para el día a día. Mi trabajo anterior se basaba, principalmente, en realizar tareas de acuerdo a programas muy elaborados. Ahora debía hacer uno para normalizar los ciclos circadianos de mi vida.

Recordé un artículo sobre el estricto régimen de vida y el horario de actividades de Benjamin Franklin y decidí basarme en él. Pero también me di cuenta que debo ir poco a poco. Franklin estaba zafado.

Mi horario comienza a las 7 de la mañana y termina a las 2200. Incluye lectura, socialización, trabajo, ejercicio, actividades artísticas y tiempo en pareja.

Recordé también que, a finales del año pasado compré un calendario de escritorio para llevar un registro de todas las actividades que iba a realizar en este 2020 – si hubiera sabido. Así que me puse a buscarlo. Lo hallé arrumbado en el cajón del escritorio – ese que tengo pendiente por arreglar. Y después de arrancar las hojas desde enero hasta mayo, di comienzo con el plan.

Y es un buen plan. Bien diseñado. Sencillo. Factible.

El primer día el plan fue un éxito. El objetivo principal se cumplió. No me volví loco. Los secundarios también; hice todo lo que me propuse.

Dicen los que saben que cualquier plan es excelente en el papel. Y también tienen muy claro que hay sólo dos cosas que pueden convertir en basura el mejor plan del mundo: el ejecutante y la realidad.

En el segundo día de su ejecución, el plan falló. Por dos razones: El ejecutante soy yo. Y la realidad es algo subjetivo en este contexto.

Pensé que podría mantener el ritmo. Pero no. No daré pretextos ni explicaciones, sólo diré que las capacidades no se alinearon con las intenciones.

Pero vamos en el segundo día. Y estoy seguro que mañana será mejor.

Manden buenas vibras.

Veremos.

Categorías: Retórica de lo Trivial | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

InBLOGnito

on the internet, nobody knows you're a blog

Discover

A daily selection of the best content published on WordPress, collected for you by humans who love to read.

Entramado de sentimientos

Relatos, cuentos, historias y libros escritos por Anne Kayve

La juerga posmoderna

Espejeando ideas

Yayografías

De aquí y de allá, de todo el mundo.

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

CaballeroDentalMx

Sitio web de Caballero Dental

Caballero Dental

Venta de Instrumental dental japonés.

LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD

GACETA DE LITERATURA | MÉXICO | AÑO 1 | PRIMERA ÉPOCA | MARZO 2020

Polisemia Revista cultural

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

Bibliofagia

Reseñas y comentarios de libros

Deep Funk

Relatos Pulp, Física, Meteorología y Música

In fiducia

Los mundos mágicos existen. En cada historia que contamos.✒

MINGA

Texto & Fotos

OBLINSPIRACIÓN

La mente puede ser libre

Valor Operacional A1

Analista. Buscando patrones y tendencias. Futurología. Dentro del Ciclo.

A %d blogueros les gusta esto: