La despedida a Ignacio.

LA RETÓRICA DE LO TRIVIAL VII. Por Rogelio Rivera Melo

La despedida a Ignacio.

Ayer me avisaron que falleció Ignacio. No haré de este escrito una apología o una biografía. Simplemente diré que con él viví tres años, mientras estudiábamos en uno de los ambientes más hostiles de la educación en México. Compartimos situaciones de tensión extrema y los lazos que éstas llegan a generar en niños de 18 años. Fuimos amigos. Muy buenos amigos.

Durante nuestro último año en la universidad,  compitió por un cargo de elección. Y ganó. Era un muchacho  capaz, inteligente y con el suficiente ánimo de espíritu para dirigir a 120 niños en plena transición a la adultez. Debió convertirse en una figura de autoridad muy temprano en su vida. Teníamos que hacerlo.

Cuando nos graduamos en el año 2000, debimos separarnos. México iniciaba un período de cambio político. Fue una época de incertidumbre para muchos, pero Ignacio siempre tuvo presente que el trabajo que hacía no lo realizaba para quedar bien con alguien, ni siquiera con él mismo, sino para servir a México. Y así fue siempre. No lo volví a ver en muchos años.

Hace unos meses, en Noviembre, lo encontré afuera del edificio donde trabajo. Y me comentó que iba al hospital para recibir terapia. Yo sabía que Ignacio no bebía alcohol y que era un gran deportista, por lo que imaginé que el tratamiento sería por alguna lesión deportiva. Aún mantenía su buen humor y su porte imponente. Un chaparro fortachón, él. Nos despedimos como siempre. Con un abrazo y una promesa de llamarnos y comer algún día.

Por las redes sociales me enteré que tenía cáncer. Que él y su familia pedían a Dios por una cura. Que ingresó al hospital a principios de este año. Que a pesar de las circunstancias seguía siendo un tipo alegre y cariñoso con los suyos. Y ayer, también por las redes, me enteré, que murió por la mañana.

Un hombre que, con orgullo, defendió a México y a los mexicanos. Así, con todas sus letras. Que, en su corta vida – apenas 36 años – hizo cosas que muchos solo sueñan. Que vistió un uniforme desde muy niño. La verdadera camiseta verde. Porque Ignacio fue soldado mexicano hasta el día de su muerte.

¿Qué me dejó Nacho? Aparte de los buenos recuerdos, me siento honrado por haberlo conocido. Y que, incluso en las más oscuras circunstancias, la vida es un regalo que debemos disfrutar. Hay tantas cosas que damos por hecho. Vivimos sin pensar en que nos vamos a ir. Tarde o temprano. Así que seamos felices, con lo que nos toca. Como podamos. Vivamos bien.

Aprendamos a ser felices.

Y tú, amigo…  descansa en paz.

Para Luis Ignacio Monreal Escobedo (1976-2012).

“Las tropas de Infantería nunca se van a morir. Solo van a ir al Cielo, a formar un Batallón. Con Dios como comandante y con la Muerte de instructor…”

Categorías: Uncategorized | 4 comentarios

Navegador de artículos

4 pensamientos en “La despedida a Ignacio.

  1. yayo simpson

    En la simpleza de la cotidianeidad vida cadetera, existen, sin duda, actos prodigiosos. Y no necesariamente creados por azares del destino, más bien por observancia del perfil oculto en los individuos, capacidades, etc etc. A decir verdad, hasta el más arrogante de los soberbios, reconoce a los individuos que tienen la capacidad y espíritu de liderazgo, aptitudes sobresalientes, quienes cuentan con el respaldo que la constancia ofrece.

    Al recordar al estimado Nacho, preciso imágenes de veracidad, control natural del ímpetu, que algunos individuos sobre valoran en el ejercicio del mando; pues hasta no hace mucho tiempo atrás y al topártelo, él te podría preguntar sobre tú vida, sobre tus broncas, tus sorbidas, etc. pero en ningún momento te abrumaba con las suyas y claro, tú ni le preguntabas por esa estúpida pena que en ocasiones se siente al creer parecer indiscreto ante alguien por quien sí te interesa saber cómo está. El suyo obrar, deja ver a un ser que antepone ante los propios, los intereses de los suyos, aunque fuéramos del mismo grado y antigüedad. Caray!! Daba cuentas sobre cuestiones imposibles que se hacían posibles cada que las ponía en práctica, y al rendir esas cuentas no había alardes de grandeza, simpleza nada más.

    “Dón Nacho”, que la distancia ficticia que existe entre la zona de operaciones etéreas y las terrenales, no sea pretexto para que no nos sigas regalando algunos mensajes alegres y en sentido bonachón. Desde el yunque forjador de hombres y mujeres de guerra se te envían los mejores deseos, si es que de alguna forma se puede influir, para que tengas un mejor porvenir que el que fuiste capaz de recrear para todos los que te conocimos. Hoy a las 12pm, durante el toque de silencio, te recordaremos, sonriente, como cuando estabas en el 14-40 sacando a la compañía, “inche enano cabrón”.

    PD: Piensa mucho volver a darte de alta en la próxima vida…… y si es así…..allá nos veremos mi buen.

    Me gusta

  2. SERGIO

    Que buen homenaje, a quien dejó algo en tu vida y la mejor forma de recordarlo es predicando la enseñanza, una gran columna que muestra el grado de aprecio a tu amigo.

    Me gusta

  3. ramirez

    aunque el actualidad ya no comparto el privilegio del cual nos cobijamos ya hace algun tiempo, de manera responsable y sublime quiero agradecerte mi amigo nacho por tu enseñansa que nos dejaste, fue una noticia muy fuerte el enterarme de tu partida, por medio de un gran compañero que al igual que tu y yo, compartimos momentos de tension pero tambien de alegria sin duda alguna que lo fue, siempre me he mantenido al margen de todos y cada una de las actividades que realisaste como parte de una gran institucion, y creo yo, la que aun goza de un gran prestigio dentro de nuestra tan devaluada sociedad, la misma que en tu enfermedad silenciosa no supo valorar ese sacrificio humano de tu parte, si algo compartimos junto un grupo de jovenes aprendiendo hacer hombres, en aquellos edificios donde se herijen los mas nobles valores de los cuales quedaron impregnados en nuestra vidas, fue el compañerismo que nos unio, y del cual siempre compartiremos, te a tocado partir compañero pero alguien mas ya te espera en la puerta de aquella compañia, que un dia tenemos que juntar nuevamente para gritar juntos aquel lema que enarbolara, nuestro estandarte y nuevamente agitar los corazones a lo largo de nuestro orgullosos pechos. dos de 36 compañeros, han marchado ya, pero queda su enseñansa en mas alto de nuestras vidas. victor raul ramirez

    Me gusta

  4. rosa margarita monreal escobedo

    GRACIAS POR RECORDAR A MI HERMANITO

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

CaballeroDentalMx

Sitio web de Caballero Dental

Caballero Dental

Venta de Instrumental dental japonés.

LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD

Gaceta electrónica de literatura | México | Año 1 | Primera época | Octubre 2019

Polisemia Revista

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

Bibliofagia

Reseñas y comentarios de libros

Deep Funk

Relatos Pulp, Física, Meteorología y Música

Deja que el reflejo llame tu atención

La vida corre a toda prisa y debemos pararnos a escucharnos, a cuidar las emociones que nos acompañan. Las palabras son las huellas que nos traen a nuestros pies los recuerdos y las imágenes del pasado.

In fiducia

Los mundos mágicos existen. En cada historia que contamos.✒

MINGA

comunicando para transformar

oblinspiración

La mente puede ser libre

Valor Operacional A1

Analista. Buscando patrones y tendencias. Futurología. Dentro del Ciclo.

Pluma, lápiz y cicuta

Creo en el destino. Me emborracho porque soy mexicana, de haber nacido en Suiza bebería leche.

Té blanco y cosas

Just call me Mila

Perséfonne

Otra fanática más de la literatura

Viajando con perrosaurios

Sí se puede viajar con mascotas enormes

A %d blogueros les gusta esto: