Ganar

Activismo activo.

“… un pequeño grupo de ciudadanos comprometidos puede cambiar el mundo”.

 

Bansky-Flower-Brick-Thrower..jpg

Activismo activo.

Sabe usted, lector, lectora, ¿Cuánto dinero se gastó, se está gastando y se gastará con motivo de las elecciones presidenciales y sus repercusiones? La verdad es que no tengo la menor idea – ni creo que nadie sepa, porque aún con las leyes de transparencia esa cantidad es una incógnita mayúscula. Lo que sí puedo asegurar que es esa cantidad es una grosería para el erario nacional y para el bolsillo de la gente.

Me pregunto cuántas escuelas podrían ser equipadas con ese dinero. O cuántos niños sin recursos pudieran ser apoyados en diversos rubros.  Pienso que se podría hacer una gran cantidad de cosas benéficas para México.

Pero entonces me pregunto, “¿Qué puedo hacer yo para colaborar con mi país? Fuera de la política, fuera de frases huecas de campaña. Algo que esté realmente en mis manos”.

Creo que, para que funcionen, las cosas en esta nación deben hacerse bien desde un inicio y no ir arreglando y parchando los huecos que vienen desde la raíz. También creo que debemos de dejar de “soñar” con que el gobierno va a hacer todo por sus ciudadanos. Las cosas, para que funcionen, deben realizarlas los propios ciudadanos – la ciudadanía es la base de la democracia. No importa qué partido político (o qué dirigente) se encuentre al frente del país, si los mexicanos no llevan a cabo su papel, entonces, tristemente, estamos condenados, todos, al fracaso como proyecto de nación. A veces lo único que se necesita es vigilar que los recursos del presupuesto se asignen y se ejerzan de manera responsable.

Como un ejemplo, permítame hacer un breve resumen histórico: En 1961, Portugal se encontraba dirigido por una dictadura militar. Dos estudiantes realizaron, en público, un brindis por la libertad. Fueron detenidos y pasaron siete años en prisión. Un abogado inglés, Peter Benenson, al saber de esta situación, escribió una carta a un periódico, con el fin de solicitar apoyo para los jóvenes. La respuesta fue tan grande, que se tuvo que formar un comité para organizar la campaña. De pronto, se convirtió en un movimiento mundial. Hoy lo conocemos como AMNISTÍA INTERNACIONAL.

Siempre he insistido – ante quien quiera escucharme – que el trabajo en equipo es vital para el crecimiento de este país. Cuando varias personas se unen, podemos identificar la gran variedad de potencial humano y, de pronto, se observa que cada hombre y cada mujer cuentan con características únicas – sus propias fortalezas – que hacen que su contribución sea especial.

Por lo tanto quisiera, lector, lectora, amigos, invitarlos. No. Invitarlos no. Quisiera desafiarlos. ¿Qué les parece si comenzamos a producir una energía positiva en nuestro país? A formar parte de un activismo activo. No simplemente conectarse a la red y exigir un mundo mejor, exigir un salario más digno, exigir menos violencia. Les ofrezco una oportunidad única. Quizá desconocida pero que, le garantizo, será de provecho tanto para usted como para el país.

Más allá de una bandera política, o de una convicción religiosa, o de un interés monetario. Los reto a buscar una causa que les interese y unirse a ella como voluntarios y voluntarias. Si ya lo haces, comparte tu causa con nosotros. Podemos ayudarte.

O podemos ir más allá.  Podemos crear una organización que busque apoyar una causa. Nosotros. Tú y yo. Y tú. Y tú también… ¿Te suena increíble? ¿Parece imposible? Tal vez lo sea, pero entonces será más divertido. Más satisfactorio. ¿Qué te parece?

No importa tu profesión, tu fe, ni tus preferencias sexuales. No importa tu edad, tu género, tu estado civil. No importa el lugar donde vives, ni tu posición económica. Lo que en realidad importa es que TODOS TENEMOS LA OPORTUNIDAD DE TRABAJAR PARA MÉXICO. De forma voluntaria. De divertirnos en el proceso, de aprender, de crecer como personas y como comunidad, sociedad y nación. Invita a tus amigos y a tus familiares. TODOS PODEMOS HACER ALGO.

Hay una frase, que ha sido atribuida a la antropóloga Margaret Mead que ejemplifica esto de manera ideal: Nunca dudes que un pequeño grupo de ciudadanos comprometidos puede cambiar el mundo. De hecho, es la única cosa que lo ha logrado”.

¿Qué dices? ¿Estás con México?

No cerraré con el clásico “Veremos”. Pienso que hoy queda mejor un “Haremos”.

Me gustaría leer sus ideas, sus opiniones y sus convicciones para hacer de este país un mejor lugar. Por favor, usen el espacio de “Comentarios” o escriban en las redes sociales de este blog. #QueremosSaber. 

* * * * * * *

Comparte este texto. Y ¿por qué no? Comparte este blog a través de tus redes sociales. Nos puedes encontrar en Twitter (@HERAGO101), en Facebook (Heroismo Agonizante 101), Tumblr (Heroísmo Agonizante 101) y hasta en Google+ (HeroísmoAgonizante101).

Ayúdame a cumplir el punto 5 de mi lista de las 100 cosas que tengo que hacer antes de morir . Nos encantaría lograrlo pero necesitamos tu ayuda. Si es de tu agrado lo que aquí se publica, compártelo. Ayúdame a morir feliz. Gracias mil.

– – – – – – – – – – –

Categorías: Activismo, Cambio, Democracia, Ganar, Redes Sociales, Reflexiones, Reto | 1 comentario

13 Lecciones por McConaughey (1/13)

El 18 de mayo, el actor estadounidense Matthew McConaughey fue el orador principal durante la graduación de la Generación 2015 de la Universidad de Houston. El ganador del Oscar compartió con los recién graduados 13 lecciones que ha aprendido durante su extensa vida profesional. Y lo que dijo tiene que ser compartido. 

En Heroísmo Agonizante 101 publicaremos cada sábado por trece semanas, una de las “13 Lecciones Aprendidas por McConaughey”.

Matthew McConaughey. PHOTO / LEON NEAL        (Photo credit should read LEON NEAL/AFP/Getty Images)

Matthew McConaughey. PHOTO: LEON NEAL/AFP/Getty Images

¿Cómo quieren que lo diga? ¿Breve y bonito o largo y amargo? ¿Cómo una dona de azúcar o como un plato de avena? Sin faltar al respeto a ustedes y a sus esfuerzos para obtener un título universitario, estuve pensando en lo que les diría esta noche. ¿Me tenía que parar frente al podio y leerles sus derechos? ¿Hubiera tenido que venir y contarles historias simpáticas? Estuve pensando sobre lo que ustedes QUERRÍAN. Estuve pensando sobre lo que ustedes podrían NECESITAR. También pensé sobre lo que YO DESEARÍA decir. Lo que YO NECESITO decir… Si todo sale bien, todos estaremos felices. Y como dice el dicho “Tomen lo que deseen y desechen lo demás”. Gracias por su atención.

Así que antes de empezar con algunas “cosas que sé”, vamos a hablar sobre “lo que no sé”.

Tengo dos hermanos mayores. Uno de ellos iba a la preparatoria a principios de los setentas. En ese tiempo, haber terminado la preparatoria era todo lo que necesitabas para conseguir un empleo y un título universitario era algo fuera de lo común.

Mi otro hermano estudió la preparatoria a principios de los ochentas y para ese entonces, graduarte de ella no te garantizaba obtener un empleo. Ya era necesario tener un título universitario. Si uno tenía un título, también tenías muchas posibilidades de trabajar en lo que tú desearas después de graduarte.

Yo me gradué de la preparatoria en 1988. Conseguí mi titulación universitaria en 1993. ¿Qué pasó con ese título universitario? No mucho. No era un pase directo a nada.

¿Qué significa tu título universitario el día de hoy? Significa que tuviste acceso a la educación. Significa que tienes más conocimientos en un tema específico. Significa vocación. Significa que tienes más experiencia en cualquier cosa que tu título tenga escrito en él.

¿Pero vale la pena? ¿Con el mercado laboral actual? ¿En este momento? Sabemos que el mercado existente actual para los graduados universitarios es más competitivo que nunca.

Algunos de ustedes ya tienen un trabajo esperándolo, una senda por la cual el trabajo de hoy se puede convertir en la carrera de mañana, pero para la mayoría de ustedes, el futuro es probablemente demasiado incierto – todavía no tienen ese empleo que refleja todo el esfuerzo que significó el título que acaban de obtener. Muchos de ustedes ni siquiera tienen una ocupación en este momento. Terminaron su historial escolar, ese que iniciaron a los cinco años, y su futuro, sus “días por venir” no tienen más claridad que la que tenían hace cinco años. En este momento ustedes no tienen todas las respuestas… y eso es aterrador.

Pero está bien. Porque ¿saben? Así es esto. Esta es la realidad a la que se enfrentan. El mundo en el que vivimos… Pero aunque no estoy aquí para desanimarlos o para empequeñecer sus logros que celebramos esta noche, sí estoy aquí para decir algunas verdades, para hacer a un lado la adulación y los elogios. Porque SÉ esto:

Mientras más pronto demos MENOS importancia a nuestra vida, a nuestros logros, nuestra carrera, las esperanzas que hay frente a nosotros y mientras más pronto nos responsabilicemos de esas mismas cosas, más pronto seremos mucho mejores al hacerlas.

Así que les voy a hablar de algunas cosas que he aprendido a lo largo de mi viaje, principalmente de la experiencia, de las cosas que escuché mientras pasaba. Algunas de ellas aún las estoy asimilando pero todas son ciertas.

Sí, las considero verdades para mí, pero no creo que eso las haga mías. Uno no puede ser dueño de la verdad. Consideren lo que les diré como señales, metodologías y paradigmas que dan un poco de orden al sentimiento de satisfacción. Les pido que las roben, que las adapten a sus propias vidas, y que las apliquen de manera personal, a su manera, si así lo desean.

Lección 1.

La vida no es fácil.

NÚMERO 1. LA VIDA NO ES FÁCIL. No traten de cambiar eso. La vida no es justa. Nunca lo ha sido, no lo es y nunca lo será. No caigan en la trampa de sentirse víctimas. No son víctimas. Superen los problemas y sigan adelante. La mayoría de las cosas son más gratificantes si uno se tiene que esforzar para alcanzarlas.

– * – * – * – *     – * – * – * – *  

El reto semanal: ¿Tienes problemas? ¿Son muy grandes? ¿Sientes que el mundo conspira en tu contra? Es normal. Sigue adelante. Recuerda que todo pasa y todo fluye. Trabaja para salir adelante.

 Veremos.

– * – * – * – *     – * – * – * – *  
 Para Heroísmo Agonizante 101 es importante tu opinión y la de los demás.  ¿Tienes alguna opinión y/o experiencia que quieras compartir? Nos gustaría leer sobre ello. Comenta y comparte este post con tu familia y amigos. Gracias.
– * – * – * – *     – * – * – * – *  

Traducido por Rogelio Rivera Melo.

Categorías: 2015, Aprendizaje, Consejos, Filosofía, Ganar, Liderazgo, Motivación, Reflexiones, Retórica de lo Trivial | Etiquetas: , , , , | 12 comentarios

La voz interior

Por Karina Suárez

Café con mi amigo imaginario” VI

¿Has escuchado tu voz interior? ¿Cómo suena? ¿Le pones atención o dejas que se pierda entre el escándalo de la vida diaria? Muchas cosas que podríamos hacer y no hacemos dependen del conflicto entre nuestras propias capacidades y la información que recibimos del exterior. Hagamos caso a lo que nos dicta nuestra voz interna.

Hunt3

La voz interior.

Una mujer – a quien llamaré Gabriela – me contó un sueño que tuvo: “De niña me encontraba en medio de una multitud. Estaba en una especie de circo romano. La gente gritaba con desesperación desde cada uno de los puntos cardinales. En mi sueño, sabía que un gigantesco león me comería y que necesitaba concentrarme para poder escapar. Me sentía aturdida, asustada y con ganas de desaparecer. A mi alrededor veía sombras que me querían absorber. Recuerdo la sensación de terror que me provocaban los gritos que provenían desde mi derecha – desde el este. Mi piel estaba erizada. Me costaba trabajo respirar y sentía el frío hasta los huesos. Desde el sur llegaba una tenue voz – apagada y distante. Cuando miré en esa dirección pude ver que ahí estaba mi alma gemela: un hombre solitario que gritaba con todas sus fuerzas las indicaciones de salida que me permitirían huir de la fiera y ponerme a salvo. Lo que más recuerdo era la desesperación que sentía porque a pesar de los intentos para escucharle, el escándalo generado a mi derecha no me permitía entender sus palabras. Sentía el frío en mi costado y el estruendo hacía que mis oídos estuvieran a punto de reventar: ‘No lo vas a lograr. Te va a destrozar. Te va a aniquilar. Vas a morir’. Cuando soltaron al león y éste se abalanzó sobre mí, desperté.”

Gabriela me contó que al despertar – agitada y con el corazón latiendo a mil – tuvo la seguridad de que el hombre que trataba de salvarla hubiera podido hacerlo si ella hubiera escuchado lo que decía. Pero “era tal la fuerza de los gritos que no pude oír sus palabras. No pude liberarme del destrozo y la aniquilación“.

Reflexionamos sobre el relato y surgieron las siguientes preguntas: ¿Cuáles y cuantos son los mensajes que escuchamos? ¿Cuáles elegimos escuchar y sentir? ¿Por qué prestamos oídos a unos e ignoramos a otros? ¿Cómo es que aún cuando nuestra voz interior nos habla – a gritos, incluso – no la alcanzamos a escuchar?

El problema con la voz interior es que puede tener tantas manifestaciones como estrellas en el firmamento y al igual que cuando miramos el cielo nocturno para elegir un solo astro,  a veces puede resultar difícil decidir cuál de todas las expresiones interiores debe atraer nuestra atención. Deberíamos elegir aquella que nos proporcione una la sensación de esperanza, paz y contemplación llena de admiración.

Sin embargo, la voz interior también puede asemejarse al circo romano en el sueño de Gabriela. Puede parecerse a la cacofonía de gritos desconcertantes y apabullantes que simplemente apocan a los que están ahí para ayudar y darnos esperanza pero que se vuelven imperceptibles ante tanto escándalo.

Tenemos que aprender a escuchar – no solo en el aspecto entorno social y sensorial, sino en el interior de nuestra propia mente. Hay que ponerle mucha atención a esas pequeñas demostraciones de sabiduría que están dentro de nosotros pero que se ven opacadas por las enorme influencia del tumulto de la vida diaria.

Te propongo lo siguiente:

Cerra tus ojos, respira e imagínate en medio de un circo romano. A tu alrededor está la multitud que grita enardecida y frente a tí, está la fiera a punto de atacarte. Experimenta tus sensaciones: siente la adrenalina, el temor, tu respiración acelerada. Escucha las voces que te gritan con furia y agresión, empequeñeciéndote, descalificándote, burlándose de ti.

Ahora trata de enfocarte en la casi imperceptible voz que te da un mensaje de aliento. Está ahí para decirte algo importante: para indicarte el camino de salida, para motivarte y sugerirte la mejor opción. Búscala entre los demás. Quizá te esté gritando y está tratando que le pongas atención. Hazlo. Hay que separarla de las demás voces. Ponle atención.

En realidad, uno de nuestros mayores problemas en la vida – o la fuente principal de muchos de ellos – es que damos un gran peso a los elementos que “otros” aportan a nuestra situación, sobre lo que creen que somos o lo que deberíamos ser. Ese es el escándalo que escuchamos a nuestro alrededor en el circo romano. Y poca atención le prestamos a esa voz interna – esa que te está guiando de acuerdo a tu propia voluntad. Porque a fin de cuentas, la decisión de hacer algo debería depender de lo que nosotros queremos y no de lo que los demás quieren para nosotros.

Aprendamos a escuchar  – a sentir los mensajes que forman parte de la sabiduría con la que todos los seres humanos contamos. Este ejercicio hará que tu auto-concepto se fortalezca desde el poder personal. Inténtalo, no pierdes nada. Al contrario.

Eleva el volumen de los mensajes que tu voz interna te está enviando. Y tú elige la acción que debas ejercer.

Cuéntenme como les va. Y si necesitan ayuda para lograrlo, podemos intentarlo juntos.

Nos vemos en quince días.

Karina Suárez.

 – – – – – – – – – * * * * * * * * * * * – – – – – – – – –

La voz interior puede expresarse en un volumen tan bajo como un alfiler cayendo al piso, pero otras veces es una sirena de barco que te dice lo que tienes que hacer. No es fácil aprender a tomarla en cuenta. Pero vale la pena intentarlo. Se los garantizo. ¿Qué les parece darle una oportunidad?

Veremos.

– – – – – – – – – * * * * * * * * * * * – – – – – – – – –

Si tú, lector, lectora, tienes alguna sugerencia, duda, pregunta, comentario o situación sobre la que quisieras que Karina escriba, (recuerden que es especialista en temas de salud e higiene mental) puedes enviarla a heroismoagonizante101@gmail.com – Siéntanse en confianza de proponer temas, expresar inquietudes y hacer preguntas, muchas preguntas. Ya saben que para eso estamos. Garantizamos el anonimato de quienes lo soliciten. Esperamos tus correos.

Otros textos de Karina para HA101

No es tu físico.

¿Qué no ves cuando te ves en el espejo?

12 Uvas que cambiarán tu vida

No criticarás

Categorías: 2015, Análisis, Aprendizaje, Café con mi amigo imaginario, Cambio, Consejos, crítica, Decisiones, Deseos, Elección, Elecciones, Empatía, Ganar, Gestalt, Hábitos, Humanidad, Karina Suárez, Locura, Los Profesionales, Motivación, Otras Letras, Preguntas, Propósitos, Psicología, Reflexiones, Relaciones, Retórica de lo Trivial, Tendencias, Voz interior | Etiquetas: , , , , , | 1 comentario

No criticarás.

Por Karina Suárez

Café con mi amigo imaginario” V

Una mis metas personales es vencer el mal hábito de juzgar o criticar a los demás. Aunque parece una elección privada, al intentarlo diariamente deja de ser algo individual para convertirse en una mejora social. De lograrlo, ese efecto tendrá un impacto importante en mis hijos y en mis nietos y en sus hijos y en las próximas generaciones. Mi lucha para ser una persona mejor se convertirá en un legado hereditario para todos los que me rodean.

faces-or-vase

No criticarás.

Una muchacha con el pelo teñido de azul se forma en la fila para comprar un café. En sus delgados brazos se pueden apreciar un sinnúmero de tatuajes, desde el punto donde termina la manga de la camiseta hasta donde porta su reloj. Ella no habla con nadie, simplemente está esperando su turno para pedir algo de beber. Un poco más atrás en la fila puedo apreciar a otras dos mujeres que hacen gestos de desagrado por la apariencia de la chica. Incluso emiten algún comentario que al final resulta mucho más dañino y molesto que la actitud de la muchacha.

Todos nos sentimos con el derecho a juzgar. Hasta el momento no conozco ser humano alguno que haya logrado  evitar emitir su “opinión” sobre la vida de otra persona. Hay quienes además emiten calificaciones – más bien  descalificaciones  – en el modo de ser, parecer y hacer ajeno.

Definitivamente un juicio o crítica negativa e infundada hacia los demás es una forma de violencia y de control social. Sin embargo y pese a esto, desgraciadamente hacerlo se ha convertido en una especie de deporte, un pasatiempo y ritual que nos llena de endorfinas y al que se le invierte un tiempo y energía (física, mental y emocional) importante en los intercambios sociales y personales.

Uno de los grandes problemas de esta práctica es cuando se plantea desde una postura existencial que eleva al criticón a un nivel superior a aquel al que se critíca. Una especie de “YO estoy bien pero TÚ estas mal”. Esa línea de pensamiento a la acción con una soberbia y omnipotencia que denota una gran sensación de inferioridad.

El francés Jean Cocteau decía que no se debe confundir la verdad con la opinión de los demás. Como seres humanos que viven dentro de una esfera de miedos y sombras, la mayoría de las veces otorgamos un peso innecesario y destructivo a los juicios que los demás emiten sobre nosotros. Es verdad que dejamos de hacer muchas cosas (y hacemos muchas otras) para cubrir las expectativas de otros.

Debemos considerar que los juicios y críticas nos afectan (tanto si soy emisor o receptor de ellos): Las víctimas de un juicio llegan a sufrir consecuencias como baja autoestima o problemas de adaptación. El miedo a la crítica puede ser determinante en nuestra vida, modificando nuestro actuar para satisfacer aquello que otros consideran como una “verdad” mejor para los demás. ¿Quién nos puede decir, objetivamente, qué es la verdad?

La verdad de cada quien depende de cada quien. Sin embargo, si uno quiere ponerse filosófico, hay que considerar a la ética como un factor universal que va más allá de las razas lenguas y formas. Nuestras conductas pueden ser constructivas o destructivas. Lo simplificaré diciendo que todo lo que construye suma y todo lo que destruye resta. El problema radica en que para alcanzar un punto universal donde la ética sea aplicada por todos los humanos es necesario crear conciencia y liberarnos de pensamientos de superioridad (de cualquier tipo) que actúan como espejismos mentales. No es sencillo.

Según la filosofía budista, el deseo humano básico de evitar el sufrimiento se manifiesta, entre otras situaciones, cuando buscamos proyecciones propias en las conductas de los demás. En “los otros” veo todo aquello que no acepto de mí. Ahí puedo juzgar y criticar todo lo extraño, lo incómodo y lo inaceptable, sin sufrimiento personal, conformándome con el reflejo de lo malo y no tomando acciones para responsabilizarme de mis propias conductas. Una forma fácil y segura de depositar todo aquello que me resulta amenazante  en los demás. Así crítico, juzgo y destrozo a las personas. Un comportamiento que se vuelve adictivo y, a la larga, destructivo.

En una ocasión escuché a una persona hablar de lo mucho que le molestaban las actitudes de indecisión en las personas, haciendo hincapié y jactándose sobremanera de su habilidad para tomar decisiones rápidas, acertadas y exitosas – descalificando y desacreditando a las personas que tardaban en tomar una decisión. Lo curioso es que con el tiempo y después de una profunda toma de conciencia ante la situación, descubrió la enorme responsabilidad que sentía al tomar decisiones rápidas y la envidia que le provocaba la tranquilidad y pasividad de las personas que se lo llevaban con más calma. Su proyección personal y la crítica que emitía estaba relacionada con lo que anhelaba – tranquilidad y pasividad. A partir de ese momento, se dio cuenta de que si se lo proponía podía lograr actuar igual, siempre y cuando aceptara la responsabilidad y decisión personal para hacerlo.

Si logramos tomar nuestras proyecciones como una oportunidad de cambio podríamos trascender de la cómoda crítica personal a la trascendencia impersonal. Como dicen en la psicología GESTALT “lo que me choca me checa”. Y de acuerdo con esas cosas que nos molestan – las proyecciones negativas que vemos en los demás – podemos obtener una guía y una brújula que nos oriente hacia la dirección en la que debemos comenzar, transitar y trascender.

Te propongo un ejercicio para evitar la crítica. Toma un trozo de papel y anota de cinco a diez actitudes que no soportes de los demás. En el otro lado de la hoja, anota de cinco a diez actitudes o conductas que te molestan de ti mismo y que desearías eliminar. Cuando termines compara las listas y te darás cuenta de que son muy semejantes.

Pregúntate si cuando críticas a alguien hay señales de envidia, no rechaces la idea, te puedes llevar una sorpresa. No olvides que “así como es afuera es es adentro” y viceversa.

Nos vemos por aquí en dos semanas.

Karina Suárez.

 – – – – – – – – – * * * * * * * * * * * – – – – – – – – –

Cuando te sientas tentado a criticar a alguien, detente un momento y analiza si en verdad es válida la crítica, si ambas partes obtienen algo positivo. El filósofo griego Aristóteles decía que si no quieres ser criticado no hagas nada, no pienses nada, no digas nada, no seas nadie. Piénsalo dos veces.

Veremos.

– – – – – – – – – * * * * * * * * * * * – – – – – – – – –

Si tú, lector, lectora, tienes alguna sugerencia, duda, pregunta, comentario o situación sobre la que quisieras que Karina escriba, (recuerden que es especialista en temas de salud e higiene mental) puedes enviarla a heroismoagonizante101@gmail.com – Siéntanse en confianza de proponer temas, expresar inquietudes y hacer preguntas, muchas preguntas. Ya saben que para eso estamos. Garantizamos el anonimato de quienes lo soliciten. Esperamos tus correos.

Otros textos de Karina para HA101

No es tu físico.

¿Qué no ves cuando te ves en el espejo?

12 Uvas que cambiarán tu vida

Categorías: 2015, Análisis, Aprendizaje, Café con mi amigo imaginario, Cambio, Consejos, crítica, Decisiones, Deseos, Elección, Elecciones, Empatía, Ganar, Gestalt, Hábitos, Humanidad, Karina Suárez, Locura, Los Profesionales, Motivación, Otras Letras, Preguntas, Propósitos, Psicología, Reflexiones, Relaciones, Retórica de lo Trivial, Tendencias | Etiquetas: , , , , , | 1 comentario

Blog de WordPress.com.

Puras Vagancias

Cosas que suceden en el mundo, mi mundo y sus alrededores. Intentos de discernimiento entre el ser, el deber ser y el querer ser. Lo que fuí, lo que soy y lo que pretendo. Lo que veo, oigo, toco, huelo y gusto en mi vida cotidiana.

Phusions

Nos gustan las cosas que nos gustan. Y punto.

CYL FOTOGRAFOS

Inmortalizando tus recuerdos

Cartier-Bresson no es un reloj

Un blog de fotografía

Mari Trini Giner, Blog personal

Multimedia Content Creator. En inglés siempre suena mejor...

Palabrerías

Revista Palabrerías

MUEVELCULO

Blog orientado en la motivación para lograr un estilo de vida activo que nos haga mejores que ayer; además de aportar entrenamientos a seguir y recomendaciones y experiencias personales.

darecadodemi

historietas con dibujos

Meryeinyel

Poesía,infografía,crítica y frases.

LA ESPAÑA DE LOS HIPÓCRITAS

EN UN LUGAR DONDE LA HONESTIDAD ES CASTIGADA Y EL POSTUREO DE LOS MÁS INMORALES ES PREMIADA, ES HORA DE HABLAR CLARO.

Los mundos de Kat

Divagaciones de una novelista y adicta a los libros

Anécdotas en un Blog

Hechos cotidianos

La Esfera que no gira más

Avanzar sin miedo, sin mirar atrás.

Psicodependencia

Create emancipation / Creando emancipación

filosofastra

pensando en la errancia

A %d blogueros les gusta esto: