Está prohibido rendirse…

La Retórica de lo Trivial XL Por Rogelio Rivera Melo

Imagen

Está prohibido rendirse…

La vida es lo que le sucede a uno mientras se está ocupado haciendo planes”, así le escribió Winston Lennon a su “Niño bonito”, su hijo Sean. Cuanta razón tenías, John.

La semana pasada – y lo que va de esta, sí debo ser objetivo – no fue “buena” para mi. Tampoco fue mala. Pero ha habido mejores. No los abrumaré con detalles, son cosas personales y muy privadas. Pero si les contaré que las situaciones que uno va viviendo día a día – buenas o malas -, no valen de nada si no se aprovechan de alguna manera. Las cosas alegres uno las disfruta, las atesora, las hace suyas. ¿Pero qué sucede con todo eso “malo” que nos pasa?

Si somos realistas, la mayoría de las veces, las cosas que nos lastiman no son culpa nuestra. Ni de nadie. La gente (salvo algunas excepciones, enfermas y dañinas) no anda por ahí buscando como perjudicar a los demás. Eso “malo que nos pasa” son cosas que ocurren. Uno toma una decisión pensando que será la mejor y resulta ser el peor error que uno podía haber tomado. O uno está feliz y, de súbito, recibe una llamada con una mala noticia. O se está planeando un viaje a un lugar  turístico cuando nos enteramos que ha estallado una revolución, hay una crisis, o subió el dólar. Ha pasado. Y, amigos, amigas, seguirá pasando. Así es el mundo.

En mi humilde opinión, lector, lectora, aquello que en su momento nos parece un “tinglado perverso”, una conjunción de los designios universales en nuestra contra, tiene un cúmulo de cosas buenas que podemos extraer a nuestro favor.

La primera de estas, y la más importante para mi, es el aprendizaje. Un ejemplo: mi mejor amigo me ha traicionado, y siento que no puedo volver a confiar en él. No ha sido mi decisión que esto sucediera. Puedo darle mil vueltas al asunto, y creer que el mundo se ha terminado. No es así. Quizá se haya terminado una relación de años. Quizá perdone y olvide. Quizá sigamos siendo amigos – con las reservas debidas. Quizá no lo vuelva a ver.  Pero aprendí algo. Aprendí que hay decisiones que se toman y que todas tienen  consecuencias. Aprendí que éstas se tienen que asumir.   Una enseñanza mayúscula, si uno sabe aprovecharla.

Las cosas malas también hacen que nuestra determinación se haga más fuerte. Yo no pedí, ni desee, ni busqué que mi hijo tuviera asma. Así fue. Cosa mala, ¿no? Aprendizaje: tenemos que vivir con eso. Crear un tiempo de calidad y una relación más fuerte. Dejarlo en el hospital entubado no es bueno. Pero debemos superarlo. Y su mamá, sus hermanos, sus amigos. Él, sobre todo. Y buscamos hacerlo.

Con esto no digo, ni pretendo hacer como, que lo malo no lastima. Ni estoy minimizando los sentimientos de frustración, dolor, enojo o incluso ira, que nos aquejan cuando algo así nos pasa. No. Estos sentimientos son auténticos y fuertes. Y creo que deben expresarse – con prudencia, claro. Pero la grandeza de un hombre – y una mujer – se miden por la capacidad que tienen de contemplar sus problemas – sus espinas en el costado – y sonreír.

Tampoco creo que uno deba ser un “sufrido” profesional, ni adoptar lo malo como propio. Hay personas que les encanta estar “tiradas en el piso”, proyectando al mundo sus frustraciones, dolores y dolencias.  Si algo te lastima, es tu decisión mantenerlo a tu lado. Si así lo decides, entonces no te quejes. Y si lo alejas, tampoco lo hagas. Fue tu decisión, ¿o no?

Alguna vez leí en algún lugar (y si alguien conoce al autor de la cita, por favor compártalo con nosotros) “El dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional”. Lo que una situación mala nos deja – incluso cuando nos lastima, nos enoja, o nos duele en el alma), es que somos más fuertes que nuestros miedos, que nuestros problemas, y que podemos trascender si así lo deseamos. Podemos pasar por sobre todo lo malo que nos suceda. Hoy. Y si eso “maléfico” nos pasó ayer, aprendamos a superarlo.

Lennon tenía razón. Estamos ocupadísimos, en nuestro trabajo, en nuestra rutina, en nuestro afán por ser mejores. Y aquello que es realmente importante lo pasamos de largo. Nuestra pareja, nuestros hijos, nuestros padres, hermanos, hijos, amigos. A nosotros mismos.

Hacemos a un lado al “yo” por conseguir algo que probablemente llegará de todas formas. Apartamos al “tú” (pareja, amigo, hermano) por nuestros contactos profesionales, que nos traerán “fama y fortuna”. Estamos ocupadísimos. Pero la vida sigue. Y las cosas pasan. Buenas y malas. No nos quejemos si no las vemos llegar.

Cuando lo malo pasa. No nos enfoquemos solamente en eso. Si observamos bien, nos daremos cuenta que algo bueno también está sucediendo. Así que, «Está prohibido rendirse. Respira profundo. Y continúa».

Veremos…

Aprovecho este espacio para agradecer públicamente a las personas que han estado conmigo durante este par de semanas, gracias por preocuparse y ocuparse: Vanessa – gracias por los jalones de oreja y las palabras sabias. Mar – gracias por escuchar mis quejas infundadas y recomendar prudencia en mis actos. Omar – tienes una hermosa familia, viejo. Te la mereces.  Rox – si no hubieras sido mi hermana, serías mi mejor amiga. Y a mis hijos – los amo.  

Categorías: Reflexiones | 4 comentarios

Navegador de artículos

4 pensamientos en “Está prohibido rendirse…

  1. Lo que no nos mata, nos hace más fuertes. Yo siempre digo que hasta la quimioterapia, que combate el cáncer, es un veneno que en dosis mayores nos mataría, pero bien administrada nos deja tundidos, pero acaba curándonos.

    Me gusta

  2. Querido Roy la frase de la que haces mención es de Buda. Estoy contigo ESTÁ PROHIBIDO RENDIRSE. Me quedé pensando en la frase de tu entrada de ayer «los hijos nos adoptan como padres», es cierto en otro contexto lo había escuchado y en efecto, tus hijos te eligieron a ti para poder transcender aquello que les toca toca transcender en esta vida. Voy teniendo claro porque a los padres se les respeta cuando se llega a la edad adulta. Pues en un acto de infinito amor ellos son instrumentos de crecimiento en el proceso de formación de un hombre o mujer de bien. Sé que tu hijo estará bien con todo y la condición asmática que presenta en este momento, entre otras cosas lo sé porque tiene un gran padre que estará con el hasta que Dios así lo disponga.
    Un abrazo querido Roy, estamos pendientes.

    Me gusta

  3. Roxana

    Muy cierto tu escrito del día de hoy…ya sabes que aquí estoy yo y bueno también Sam, jajaja..pero en especial yo que te amo y te adoro mucho por ser un gran hermano……así que si necesitas algo solo llama o manda mensaje…sale!!

    Me gusta

  4. elisa

    Así es y así está bien.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Angela Dalmar

madre de las mariposas

LA REALIDAD DIARIO

Diario satírico y puede que humorístico. Rigor subjetivo

Tenebris Ficta

Espejos a otras realidades

Hams Sneyder

Pensamientos que ayudan

perezitablog

AMA MI CAOS

Así, como un 8 tumbado

Abriendo el alma

Terminando de empezar

las vueltas que da la vida.....

EL ARTCA

Poesía Microrrelatos Arte

Lo que me robó el Covid

Memoria colectiva

Prefiero quedarme en casa

Un blog sobre lo que me gusta escribir

Lo que te trae la marea

Ideas originales y recomendaciones literarias de una niña a la que le gusta la magia de la lectura

InBLOGnito

on the internet, nobody knows you're a blog

Discover WordPress

A daily selection of the best content published on WordPress, collected for you by humans who love to read.

La juerga posmoderna

Espejeando ideas

Yayografías

De aquí y de allá, de todo el mundo.

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

CaballeroDentalMx

Sitio web de Caballero Dental

A %d blogueros les gusta esto: