¿Dónde quedó mi amigo?

Por Rogelio Rivera Melo.

Tengo un amigo desde hace más de 30 años. Ustedes comprenderán que una amistad así está más allá del bien y del mal, salvo por un pequeño detalle: Lo borré de mis redes sociales porque ahí no lo soporto.

13friend-600.jpg

Ahora, no me malinterpreten. Mi amigo me cae bien. Tanto que tuve que borrarlo de mis “amigos” en la conocida red social.

La razón es sencilla: mi amigo lo es en la vida real. Y es que me cae mucho mejor en vivo que a través de las redes sociales. Ahí no puede ser mi amigo. Ahí es otra persona.

Su transformación fue gradual. Supongo que él mismo se sorprende cuando aparecen en sus “Recuerdos del día” las actualizaciones que ponía hace dos, tres, seis años, diciendo: “Huevos para todos. Yo invito.” Hoy, según sus posts actuales, los podría invitar en el Cardenal de la Alameda. Supongo que lo hace.

Sucedió que un día, en las redes sociales, dejó de ser la persona que es y de pronto se convirtió en un algo así como magnate metrosexual macho alfa educado conquistador y lleno de testosterona. Sí. Justo una mezcla híbrida de Cristiano Ronaldo, Elon Musk, Coco Chanel, Leonardo Di Caprio y el Señor de los Cielos (el de la novela, no el de la realidad).

Lo malo para él, supongo que ha de ser muy traumatizante, es que su realidad es como de todo lo anterior pero en versión 4 y con algunos pequeños detalles que no checan: no juega fútbol, está flaquito de anorexia, no lee y sí ve el Señor de los Cielos (¡Ve el Señor de los Cielos! ¡Para que vean que no discrimino a mis amigos!).

Aclaro que su actividad en las redes sociales no me molesta. Esa es su decisión y cada quien puede vivir su vida virtual como se le venga en gana. Así como la real. Uno puede ser lo que se le antoje y le venga en gana. Es más, creo que todos, en algún momento de la vida (en la adolescencia sobre todo), hemos querido aparentar ser algo que no somos. Pero ¿tratar de impresionar a quienes nos conocen? Uno “apantalla” a los desconocidos. A los que son tan estúpidos para creerte. Pero ¿a los amigos? ¿¿Crees que puedes apantallar a tus amigos??

De verdad espero que haya quien le crea – sé que incluso existe quien le festeja – todas esas idealizaciones de la faceta feisbuquera de su vida. Pero… pues es mi amigo. Lo conozco y simplemente no me puede caer bien su “alter ego”. Digamos que prefiero al tipo sencillo y sin poses, que al pseudo “señor de los cielos”

Me di cuenta que quizá yo no sea el amigo que mi amigo merece. Se supone que yo, su amigo de toda la vida,  debía ser quien le diera “Me gusta” o ” Me encanta ” a sus estados ingeniosos. O tal vez escribir “Wow. Eres EL Macho Alfa ” en sus escritos más idealizados de su vida virtual. Pero ya no lo hacía. Ni siquiera por cariño o empatía. Y fue en ese momento , justo cuando intenté sentir simpatía por un tipo que no conozco – basado en personajes que me revientan el hígado – que me dí cuenta que todo el asunto era una pérdida de tiempo. Y además de toda una estafa. A nuestra edad ya no estamos como para perder el tiempo con niñerías o para dejarnos estafar por charlatanes.

De pronto, así como pienso que cada quien es tan libre de poner en sus redes sociales lo que bien le venga en gana, también creo que, haciendo uso de esa misma libertad, uno debe seguir o dejar de hacerlo a quien no quiera seguir. Por eso lo borré. Él puede poner lo que quiera, yo decido no leerlo. Pero seguimos siendo amigos en la vida real. Espero.

Por toda esta situación, me asalta un pensamiento horripilante que se transforma en duda existencial mientras más vueltas le doy al asunto: ¿Cuánto daño nos estamos haciendo a nosotros mismos tratando de mantener una fachada de algo que “puede que sea” o “puede que no”? ¿Alguien está algo ganando con eso? Aparte de don Zuckerberg, claro.

A mi amigo lo quiero, muy independientemente de que tenga o no una casa en Las Lomas (sí tiene una casa en las lomas), de que firme los documentos de sus múltiples reuniones con secretarios de estado con una pluma Mont Blanc o con una BIC, de que desayune huevos con frijol en su casa, una torta de tamal en la calle o en un buffete en el mejor restaurante de México. Y espero que él sepa que mi amor y mi amistad no se miden de acuerdo a las cosas materiales, sino a las experiencias que hemos vivido juntos. Y si no lo sabe, pues entonces creo que no éramos tan amigos.

Por las redes sociales, la vida de muchas personas se ha convertido en un mal guión de esas pésimas películas hollywoodenses en las que alguien, por alguna razón, tiene que mantener una imagen de algo que no es. Lo cual se me hace una gran estupidez. ¿De verdad queremos vivir así?

Yo no.

¿Y tú?

Veremos.

Categorías: #LevantaTuVoz, #RaiseYourVoice, Amigos, Amistad, Familia, Historias Verdaderas, Redes Sociales, Retórica de lo Trivial | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Té blanco, letras y otras cosas

Un blog por Cami Aranfu

Perséfonne

Otra fanática más de la literatura

Viajando con perrosaurios

Sí se puede viajar con mascotas enormes

Paulina Mendez Tips

Me gusta vestirme bien, mis marcas favoritas son ivonne, mk, soy compradora compulsiva, me gusta la música de cold play, muse

elsemanaldepenelope

evoluciónvital

LA NOTA digital

Entre Ríos #LNd

Eligiendo Vida

Deconstruye y transforma tu estilo de vida.

La Viajera Incansable

Imágenes y reflexiones viajeras

Emiroverasuarez Recuerdos del Cóndor Difusiones geopoliticas y cultural.

Abierto al mundo intelectual y politico, abriendo surcos entre la neblina

Rebe & Miau

Una forma diferente de estar en el mundo

tumpitula

ToDieMarBru

Una adicción innecesaria

run, trail, trailrunning, viajes, versos, poesía, relatos, running,, historias, anime, manga

Pensamientos en la Noche

Un espacio para la reflexión de anécdotas y cosas que no son del mundo. Un lugar que no pretende ser polémico, pero si causar algún pensamiento en la noche…

Puras Vagancias

Cosas que suceden en el mundo, mi mundo y sus alrededores. Intentos de discernimiento entre el ser, el deber ser y el querer ser. Lo que fuí, lo que soy y lo que pretendo. Lo que veo, oigo, toco, huelo y gusto en mi vida cotidiana.

Phusions

Nos gustan las cosas que nos gustan. Y punto.

CYL FOTOGRAFOS

Inmortalizando tus recuerdos

A %d blogueros les gusta esto: