De sexo en el taxi.

Con pelos y señales IV. Por Rocío Sánchez

Cuando uno se sube a un taxi, es común que el conductor entable plática. Los temas casi obligados son el clima, la política y el fútbol. ¿Y qué tal si platicamos de sexo?  

1TAXI

“De sexo en el taxi”

Conozco a mucha gente a la que le molesta que los taxistas le hagan plática. A mí, en cambio, me encanta, y como no tengo coche, me pasa con cierta frecuencia. Sin embargo, no siempre revelo mi verdadera identidad; a veces me doy el lujo de inventarme profesiones o vidas alternas, o incluso de asumir ese papel de muchacha tradicional que todo lo que espera es atrapar algún príncipe azul que la saque de trabajar.

Porque, ¡ah!, cuando digo que soy periodista y que escribo sobre sexo, invariablemente recibo esa mirada escrutadora a través del retrovisor. “Entonces ha de saber mucho, ¿verdá, señorita?”, me preguntan, sin poder esconder la picardía. Desde ahí, la cosa cambia. El viaje se vuelve una dinámica de pregunta-respuesta, un vaivén de curiosidad y sinceridad.

Con frecuencia surgen historias del primo de un amigo al que ya le fallan las erecciones, o de romances clandestinos porque todos los taxistas –menos el que me lo dijo, por supuesto– son coquetos e infieles. Que si los condones sí sirven, que si es verdad que las mujeres no se pueden embarazar durante la menstruación o que dónde pueden hacerse una prueba de VIH, las dudas brotan y no son muy diferentes de las que me encuentro en el trabajo cotidiano, o de las que yo misma solía tener cuando era una adolescente. En ocasiones, incluso, me hacen preguntas que nunca se me hubieran ocurrido y tengo que decir: “no sé, pero lo voy a investigar”.

El tráfico y las distancias interminables de esta ciudad se vuelven cómplices de la situación, y ahí estoy yo, escuchando las narraciones más fantásticas y entretenidas. Como aquella del señor que trabajó como contador en una empresa y que tuvo sexo con una empleada gordita y simpática: “pobrecita, nadie le hacía caso y era bien buena onda la chava”. Sin poder contener la carcajada, le pregunté: “¿entonces usted le hizo el favor?”. “Pu’s algo así, señorita. Es que me hacía ojitos y… quise darle el gusto”.

En otro contexto me habría indignado por esta actitud, pero debo reconocer que si algo me dejan estas charlas con los trabajadores del volante es que puedo medirle el pulso a un grupo muy particular de la sociedad al que, posiblemente, un día le estaré hablando a través de mi trabajo periodístico. Me permiten conocer qué es lo que la gente de a pie quiere saber sobre la sexualidad. Me gusta platicar con ellos porque son sincerotes y porque, como yo y muchas otras personas, reconocen que el sexo es un tema que a todos nos interesa, sobre el que queremos saber más y mejores cosas, pero que no nos atrevemos a explorar o no encontramos fuentes confiables de información para hacerlo.

Claro que ha habido algunos que me dan cátedra. Como aquel otro que, en un trayecto de 15 minutos me explicó cómo le cumplió su fantasía a una amiga con derechos, convenciendo a un muchacho de que hicieran un trío y hasta dirigiendo la escena para acomodar a los participantes cuando el chico en cuestión no supo qué más hacer. Un hombre de más de 60 años que aceptaría que su esposa tuviera un amante (también), pero no que se enamorara de otro. Hasta consejos me dio para tener un sexo anal más excitante y placentero, “si es que eso le gusta, claro, porque luego hay muchas mujeres que no lo quieren hacer. ¿Sí le gusta?”.

Honestamente, nunca me he sentido incómoda al hablar de esto con los ruleteros. Hasta ahora, ninguno ha sido irrespetuoso conmigo. Creo que más bien me ven como una oportunidad de asesoría gratuita y no quieren desperdiciarla llevando la conversación por otro lado. Y por mí, ¡conversemos! Nada me parece más estimulante –profesionalmente hablando– que saber que lo que hago todavía es útil e importante para alguien.

***

Y a usted, lector, lectora ¿de qué platica usted en el transporte público? Nos interesa saber. Deje sus comentarios y que el mundo siga girando. 

Si tú, lector, lectora, tienes alguna sugerencia, duda, pregunta, comentario o situación sobre la que quisieras que Rocío escriba, (recuerden que es especialista en temas escabrosos y cachondones) puedes enviarla a heroismoagonizante101@gmail.com – Garantizamos el anonimato de quienes lo soliciten. Esperamos tus correos.

Lee más de Rocío Sánchez en

Letra S: VIH/Sida,Sexualidad,Salud  y Leyendas Sexuales

Categorías: 2014, Con pelos y señales, Costumbres, Leyendas Sexuales, Los Profesionales, Moda, Otras Letras, Sexo, Tendencias | Etiquetas: , , , , , , | 1 comentario

Navegador de artículos

Un pensamiento en “De sexo en el taxi.

  1. Observo Idiotas

    Particularmente yo converso de los temas que el conductor me incita a nombrar, aunque todo depende del estado de ánimo. Precioso texto. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

CaballeroDentalMx

Sitio web de Caballero Dental

Caballero Dental

Venta de Instrumental dental japonés.

Polisemia Revista

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

Bibliofagia

Reseñas y comentarios de libros

Deep Funk

Relatos Pulp, Física, Meteorología y Música

Deja que el reflejo llame tu atención

La vida corre a toda prisa y debemos pararnos a escucharnos, a cuidar las emociones que nos acompañan. Las palabras son las huellas que nos traen a nuestros pies los recuerdos y las imágenes del pasado.

In fiducia

Escritora aficionada✒

MINGA

comunicando para transformar

oblinspiración

La mente puede ser libre

Valor Operacional A1

Analista. Buscando patrones y tendencias. Futurología. Dentro del Ciclo.

Pluma, lápiz y cicuta

Creo en el destino. Me emborracho porque soy mexicana, de haber nacido en Suiza bebería leche.

Perséfonne

Otra fanática más de la literatura

Viajando con perrosaurios

Sí se puede viajar con mascotas enormes

Paulina Mendez Tips

Me gusta vestirme bien, mis marcas favoritas son ivonne, mk, soy compradora compulsiva, me gusta la música de cold play, muse

elsemanaldepenelope

evoluciónvital

A %d blogueros les gusta esto: