Arte

“Yo estuve aquí”… El graffiti como acto rebelde.

Por Rogelio Rivera Melo. 

Un guía turístico realiza un recorrido dentro de las instalaciones del histórico Coliseo Romano y, cuando observa a un sujeto escribir en sus paredes, avisa a la policía. Los agentes del orden capturan al hombre – un ecuatoriano – quien ha pintado “Rashid y Diana 2017”.  ¡Que afrenta!

(Foto: AP)

La propia palabra “graffitti” (plural de “graffito”) proviene del griego “grapho” (grabar o escribir).  Los arqueólogos actuales saben que es común encontrar estas “expresiones” – grabadas con cincel o escarbadas con punzones – en las esculturas, paredes o monumentos egipcios, griegos y romanos. Y es que escribir en los muros no es algo novedoso.

En el libro “Ancient Graffiti in Context” (“Graffitti antiguo en contexto“) de Baird, Taylor y Rowe, se describe la pared rocosa de El Kanais, un lugar remoto en el  desierto egipcio. Ésta se encuentra atiborrada de nombres y fechas, remarcadas por un sinfín de viajeros que en un afán de dejar un legado de su paso por el lugar, ponían: “Demetrios escribió esto” o “Zenon llegó hasta aquí.

Bien pudiera incluirse un “Rashid y Diana, 2017” en el lugar.

Ahora, es la norma que a los guardianes del orden no les agrade el trabajo de los vándalos que con sus dibujos y frases “afean” las construcciones y “alteran” el orden social”. Ya en el siglo I, el ensayista romano Plutarco, refiriéndose a las pintas que hacían los habitantes de Roma en las paredes, exclamó: “No hay nada útil o bello escrito en ellas.

Podemos adivinar el disgusto en el tweet de Virginia Raggi, alcaldesa de Roma, quien al enterarse de lo escrito por el ecuatoriano vándalico y trasgresor, puso en Twitter: Roma merece respeto. Quienquiera que dañe el Coliseo, daña a todos los romanos y todos quienes aman la ciudad“. 

Paradójicamente, a los estudiosos de la historia les encanta que la gente escriba en los muros. Una de las mejores maneras para conocer la psicología, las costumbres y las motivaciones de un pueblo es leer lo que escribían en sus muros. Incluso si es algo tan sencillo como un “Yo amo a Epikrates“, graffiteado en un muro de la ciudad de Aphrodisias. Algunas pintas duran siglos.
Y es que el acto de escribir lo que uno piensa en un lugar público – incluso si es el Coliseo Romano – es el acto más puro y sincero de la humanidad: la demostración de la individualidad. La rebeldía más grande en contra del sistema. Algo que no gusta mucho a la autoridad. Aquellos que son capturados escribiendo en monumentos romanos pueden ser multados hasta con veinte mil euros.
No lo nieguen. A todos nos encanta escribir en la pared lo que pensamos, demostrar lo que nos gusta, denunciar lo que no nos gusta, presumir lo que hacemos. De ahí viene el éxito mundial de Facebook y sus muros. Aunque sospecho que la trascendencia y el alcance de nuestras respectivas paredes facebuqueras no tendrá la relevancia de un “Rashid y Diana” escritos en la pared del Coliseo.
Ojalá el ecuatoriano lo haya escrito con plumón indeleble. Para que dure algún tiempo.
Veremos.
 Acá entre nos… yo soy fanático del graffitti – sobre todo si es provocador e inteligente:
Punk bra
Categorías: 2017, Arte, Historia, Historias Reales, Retórica de lo Trivial | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

CaballeroDentalMx

Sitio web de Caballero Dental

Caballero Dental

Venta de Instrumental dental japonés.

LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD

Gaceta electrónica de literatura | México | Año 1 | Primera época | Agosto 2019

Polisemia Revista

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

Bibliofagia

Reseñas y comentarios de libros

Deep Funk

Relatos Pulp, Física, Meteorología y Música

Deja que el reflejo llame tu atención

La vida corre a toda prisa y debemos pararnos a escucharnos, a cuidar las emociones que nos acompañan. Las palabras son las huellas que nos traen a nuestros pies los recuerdos y las imágenes del pasado.

In fiducia

Los mundos mágicos existen. En cada historia que contamos.✒

MINGA

comunicando para transformar

oblinspiración

La mente puede ser libre

Valor Operacional A1

Analista. Buscando patrones y tendencias. Futurología. Dentro del Ciclo.

Pluma, lápiz y cicuta

Creo en el destino. Me emborracho porque soy mexicana, de haber nacido en Suiza bebería leche.

Té blanco y cosas

Just call me Mila

Perséfonne

Otra fanática más de la literatura

Viajando con perrosaurios

Sí se puede viajar con mascotas enormes

A %d blogueros les gusta esto: