Canelo de Shihuahua…

Por Rogelio Rivera Melo.

Estuve a punto de “rescatarlo”. Pero pronto me di cuenta que no necesitaba que lo hiciera.  

el-canelo

Canelo de Shihuahua.

Lo conocí mientras caminaba a la tienda de un pueblo cerca de Naica. Necesitaba comprar varias cosas y debía apurarme, me quedaban menos de cuarenta minutos para que llegara la noche. Y las noches se ponen muy frías cuando se pone el sol en Chihuahua.

Iba yo pensando en mis cosas, y supongo que él también, cuando nos vimos. Como soy una de esas personas que siempre saluda a los perritos cuando los conoce, me di unas palmadas en el muslo para ofrecerle mi amistad. La aceptó rápidito. Vino a mi lado y me olisqueó.

Hola, guapo“, le dije. Sus grandes ojos negros me miraron. “Acompáñame a la tienda“, lo invité. Siguió todo el camino conmigo. Íbamos platicando sobre lo mucho que ambos necesitábamos un baño.

Llegamos hasta un parquecito lastimero, en el que había varios niños jugando. Seguro que a ellos les daba más gozo que pena. El chuchito salió corriendo y les ladró alegremente. Los chamacos ni siquiera se inmutaron. Me acerqué y le pregunté a uno si mi nuevo amigo tenía nombre. “Se llama Canelo“, me contestó con el acento de Shihuahua que tanto me encanta. “¿Y tiene dueño?”, le inquirí. “Creo que es del Iván“, respondió sin ponerme mucha atención. “Es que estaba pensando en llevármelo a mi casa“, dije así como si nada. Todos voltearon. De pronto tenía todas las miradas sobre mi.

¡¿Pues qué es de usted o qué?!“, exclamó un muchachito tan mugroso como el Canelo y yo. “No, pero por eso preguntaba“, les dije. El perrito permanecía ahí, sentado, parando las orejas mientras hablábamos.

Ah, pues entonces ya nos vamos a la tienda“, les dije en forma de despedida. “Vámonos, Canelo“. El perrillo me miró y no se levantó. Solamente me dejó tomarle esta fotografía como un adiós. Disfruté de nuestra larga amistad.

Creo que estará bien en su pueblo de Shihuahua. Yo tengo que regresar a la ciudad.

A veces me gustaría poder decidir y quedarme por allá. Como el Canelo.

Veremos.

 

 

 

 

Categorías: 2017, Amistad, Children, Crónica, Crónicas, Crónicas Viajeras, Historias Reales, Retórica de lo Trivial, Viajes | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Lo que me robó el Covid

Memoria colectiva

Prefiero quedarme en casa

Un blog sobre lo que me gusta escribir

quebexicano

se impuso el español como manera de no morir del francés

Harry Blogger

Ideas originales y recomendaciones literarias de una niña a la que le gusta la magia de la lectura

InBLOGnito

on the internet, nobody knows you're a blog

Discover

A daily selection of the best content published on WordPress, collected for you by humans who love to read.

Entramado de sentimientos

Relatos, cuentos, historias y libros escritos por Anne Kayve

La juerga posmoderna

Espejeando ideas

Yayografías

De aquí y de allá, de todo el mundo.

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

CaballeroDentalMx

Sitio web de Caballero Dental

Caballero Dental

Venta de Instrumental dental japonés.

LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD

GACETA DE LITERATURA | MÉXICO | AÑO 1 | PRIMERA ÉPOCA | MARZO 2020

Polisemia Revista cultural

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

Bibliofagia

Reseñas y comentarios de libros

Deep Funk

Relatos Pulp, Física, Meteorología y Música

A %d blogueros les gusta esto: