Archivo diario: 16/12/2015

La Fuerza despierta…

Por Rogelio Rivera Melo.

Empiezo este texto con una declaración: Soy fan de Star Wars. Pero si tú no lo eres, está bien (Así no comprenderás a lo que me refiero cuando diga por lo bajo: “Ejecutar la Orden 66”).

image

Supongo que ya sabes, lector, lectora, – todo el mundo lo sabe-  que en este día se estrena el Episodio VII de la famosa saga Guerra de las Galaxias. Si eres fanático de la serie, no importa tu edad, sé que estás tan emocionado como cuando eras adolescente y tendrías tu primera cita al día siguiente.

Pero si no eres seguidor de la historia que sucede en una galaxia muy lejana permíteme explicarte algunas razones por la que verás a hombres y mujeres en plena adultez llorar de emoción, aplaudir y gritar como estúpidos cuando suenen los primeros acordes de la música de John Williams.

¿De qué va? Sin tanto rollo.

La premisa de  Star Wars no era nueva en 1977, año en que George Lucas la llevó a la pantalla. De hecho, el universo en el que la trama se desarrolla, los personajes y cada uno de los elementos de la historia son una la mezcla de todos los arquetipos que habían funcionado con anterioridad en historias de todo el mundo.

Star Wars en un plan muy básico, sin rollos, es un cuento para niños – o una historia épica para adultos – sobre la lucha entre el bien y el mal, sobre el modo en que cada persona utiliza la energía vital para cosas buenas o malas. O para ambas.

Como sucede en la vida real: amor, traición, odio, miedo, lealtad, muerte, enseñanza, esperanza… Todo se une. Una cosa lleva a la otra… Como en la vida real.

Los personajes. Sí, son de telenovela.

Tenemos un joven escudero que no sabe que es el heredero de una sabiduría mágica-religiosa ancestral perdida pero que será iniciado en ella por varios maestros inolvidables, una princesa rebelde que necesita ayuda para vencer a un poder autoritario, un rufián despreciable – que dispara a matar a la menor provocación – pero que se redime primero por dinero y luego por amor; tenemos a las fieles mascotas que son más inteligentes que sus amos y hay un villano tan maléfico que es muy bueno por malo.

Esa conjunción de arquetipos es un éxito garantizado por su universalidad. Por siglos ha sido utilizada por cientos de narradores en todo el mundo. La usaron los cronistas y juglares, la usan los guionistas de cine y televisión, la emplean escritores de ayer y hoy. Si la fórmula es bien trabajada, hay un éxito seguro. Nada nuevo bajo el sol.

Los personajes de Star Wars son épicos y memorables por la humanidad que poseen en un universo que no es el nuestro. Y añade naves espaciales, batallas con espadas, extraterrestres que comen humanos, robots humanoides… La locura.

El Universo de Star Wars. Su éxito.

Uno de las razones de más peso para el éxito de Star Wars es el entorno en el que se cuenta la épica: una galaxia muy, muy lejana…

Salvo un par de ellas, a mediados de los setentas no había habido una producción cinematográfica de importancia que tomara en cuenta la vasta extensión desconocida que representa el espacio exterior: un lugar indefinido que no se rige por las leyes que aplican en la tierra. El que cuenta la historia puede decir cualquier cosa y tenemos que aceptarla: su mundo, sus reglas (J.K.Rowling exploró con gran éxito otro universo inventado).

Star Wars se aprovecha de eso. Nos lleva a mundos que no existen, nos presenta seres increíbles, nos traslada a escenarios de fantasía producto de la imaginación. Y permite que demos rienda suelta a nuestra inventiva.

Recuerdo que de niño quería mover los objetos sin tocarlos, sólo usando La Fuerza. Aún abro las puertas automáticas como Yoda me enseñó hace 30 años…

Una historia bien contada es un viaje maravilloso. Ese es el punto primordial y la fortaleza principal de Star Wars.

Pocos humanos podemos resistir la esencia de Star Wars: hacer un viaje visual a un lugar lejano e imaginario, acompañando a quienes luchan – a través de generaciones – contra un gobierno represor que es malo, pero al que se puede vencer usando los milagros del poder interior. Porque al final el amor lo puede todo.

Suena mucho como a Facebook, ¿no? ¿Ahora entiendes porque la gente se vuelve loca por Star Wars? Star Wars es Facebook en el espacio. Con todo y perritos.

Ahora piensa que la primera parte de la trilogía salió cuando éramos niños y jóvenes soñadores impresionados por los efectos especiales y los sables de luz. Eso nos marcó. Era imposible sustraerse a eso… La segunda parte salió cuando los hijos de los primeros eran niños… Y hoy, los nietos de ños

Una historia bien contada merece una oportunidad. Quizá salgas del cine con los ojos de la imaginación puestos en otros mundos… en la posibilidad de otras aventuras.

Si decides ver el Episodio VII recuerda que es simplemente una historia más. Y que algunos de nosotros sentimos la Fuerza con más intensidad que otros.

Y si no la verás. Está bien.

Ejecutar la Orden 66. Ejecutar la Orden 66.

Mientras tanto, veremos.

Categorías: Retórica de lo Trivial | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

CaballeroDentalMx

Sitio web de Caballero Dental

Caballero Dental

Venta de Instrumental dental japonés.

LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD

Gaceta electrónica de literatura | México | Año 1 | Primera época | Noviembre 2019

Polisemia Revista

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

Bibliofagia

Reseñas y comentarios de libros

Deep Funk

Relatos Pulp, Física, Meteorología y Música

Deja que el reflejo llame tu atención

La vida corre a toda prisa y debemos pararnos a escucharnos, a cuidar las emociones que nos acompañan. Las palabras son las huellas que nos traen a nuestros pies los recuerdos y las imágenes del pasado.

In fiducia

Los mundos mágicos existen. En cada historia que contamos.✒

MINGA

comunicando para transformar

oblinspiración

La mente puede ser libre

Valor Operacional A1

Analista. Buscando patrones y tendencias. Futurología. Dentro del Ciclo.

Pluma, lápiz y cicuta

Creo en el destino. Me emborracho porque soy mexicana, de haber nacido en Suiza bebería leche.

Té blanco y cosas

Just call me Mila

Perséfonne

Otra fanática más de la literatura

Viajando con perrosaurios

Sí se puede viajar con mascotas enormes

A %d blogueros les gusta esto: