Archivo diario: 13/12/2015

Aprendizajes en 2015.

Por Rogelio Rivera Melo.

2015 ha sido, para cada uno de nosotros, un año rico en experiencias, con situaciones difíciles, con momentos de gloria y pena. ¿Porqué no compartir con el mundo las enseñanzas  que nos dejó?

2015

2015. Lecciones Aprendidas.

Uno de los principales objetivos de Heroísmo Agonizante 101 es lograr un mundo mejor a través de todas esas cosas buenas que se pueden aprender de la gente normal: Nuestra filosofía es que  no se necesitan superpoderes para ser actuar como un héroe o heroína. Simplemente se necesita ser un buen ser humano. Y entender la vida.

Siempre es interesante aprender alguna lección de los demás. Siempre es heroico enseñar a otros a partir de nuestra posición.

Así que hicimos la siguiente pregunta a varias personas: ¿Cuál fue el aprendizaje más importante que te dejó 2015?

Antes de que termine el año iremos publicando lo que nuestros lectores nos responden. Aquí las primeras respuestas.

Mi vida era rutinaria, tendía a ser “by the book”. Cambiar esa rutina fue fuerte… Ahora podía ver los días, las mañanas, ver como el sol llega al cenit y comienza a bajar para hacer llegar la tarde, pude convivir con mi familia y disfrutar instantes con ella… Me permitió estar más tiempo con mi papá, acompañarlo y consentirlo.  Aprendí que todo tiene una razón y tiene también un tiempo… Podrás evitar el rayo, pero la raya, jamás...
Frando, 37 años, Ciudad de México.
Por muy trillado que se escuche, lo más importante que aprendí en 2015 fue que hay gente que está en tu vida sólo por momentos, para que aprendas algo, ya sea con la convivencia o incluso con la partida. Este año perdí personas importantes y no porque hayan muerto, tal vez por diferencias (de todo tipo), aprendí a soltarlas, por doloroso que sea; a veces las extrañé y aunque quiera volver a ser parte de su vida, sé que aún sin ellas también estoy bien. Eso me da mucha paz.
Gisela Alcántara, 35 años. Edo. de México.
Mi aprendizaje más importante en 2015 fue entender sobre la forma en que tengo que disfrutar lo que hago, lo que veo, lo que percibo de la gente. Aprendí a vivir sin preocuparme por cosas que no tienen caso, a no hacerme tanta chaqueta mental, a NO voltear para atrás. El pasado solo te deja enseñanza y te da opciones para ya no cagarla o seguir, sin cometer tanta pendejada. Hoy he entendido que es más interesante vivir al máximo mis días. Hoy es mi presente, sigo vivo y lo disfruto. Simplemente valoro y gozo MI VIDA. Esto es lo que me dejo el 2015. Mañana será otra historia pero hoy vivo en paz.
Gerardo Fuentes (Bugs), 39 años, Querétaro.
Escoger una sola lección aprendida en 2015 se me hace difícil.  Uno de los experimentos más exitosos que realicé este año fue tener la actitud para “tocar” a las personas, y salirme de mi esquema capitalistoide. Hacer algo por alguien por la mera intención de ayudar, sin esperar nada a cambio.  Un voluntariado diario. Con mi familia, mis amigos, mis compañeros de trabajo, mis amantes, el de la recepción, el paseante que lleva una carga pesada en transporte público, el mesero. Cuando más desesperada y agobiada estoy ante una situación, me basta cambiar el balance desde mi eterno ego hacia los otros y pensar “¿cómo les puedo ayudar?”. Esto ha sido el diferenciador. El salto de una dimensión a otra. Hay personas a las que les vales madre. Esto no ha impedido que les ayude igual. Porque finalmente, el regalo es para uno mismo.
Adriana Díaz, Ciudad de México.
El mayor aprendizaje del 2015 tiene que ver con las virtudes de acercarse al conocimiento por el conocimiento. No hay pretexto, ni por falta de tiempo, ni por los pesares de la vida o del día a día, para dejar de aprender algo – de un libro, un artículo, una revista, e incluso del intercambio con las personas. “El conocimiento nos hará libres”, pero también puede darte más herramientas para disfrutar de las cosas, para dejar de atarse sogas ficticias al cuello… Aprendí que conocer es gratis, como la belleza que nos rodea, y a veces sólo hay que estirar la mano. Aprendí a amar el conocimiento, no sólo de mis áreas de interés, sino de todo lo que puede construir mundos…
Gilberto Castrejón, 43 años, Ciudad de México.
El aprendizaje mas importante de 2015 fue a ser verdadera conmigo misma: verdadera a mis valores, a mis ideales, a mis sueños, a mi manera tan particular y única de ser. A serme fiel en todos los sentidos a pesar de toda creencia, juicio o expectativa. A respetarme, aceptarme y amarme en cada una de mis facetas. Aceptar mis errores y engrandecer mis virtudes. Darme cuenta del gran ser humano que soy y de las capacidades infinitas de poder crear el mundo que deseo. Este año me ha enseñado a ser simplemente yo.
Jess, 33, Ciudad de México.
Resumir un año es complicado. Demasiadas las vivencias que son como flashazos intermitentes. En 2015 pude culminar varias cosas: Terminé mi carrera y mi servicio social. Eso me hizo crecer y entender el mundo adulto que aceptamos con tanto cinismo.  Pero sobre todo entendí que es lo que no quiero para mi vida en el futuro… Siento que cada vez más dejo de ser un “niño”. Es una sensación llena de satisfacciones pero también de un temor terrible al mañana, si todo será mejor o peor… Me siento feliz y  en equilibrio con lo que soy, orgulloso de lo logrado y con mil cosas por crear y por creer. ¡Que lo mejor siempre esté por venir!
Arturo Plaza, 24 años, Ciudad de México.
Lo sucedido en 2015 es resultado de lo vivido en años anteriores. Viviremos las consecuencias de las decisiones tomadas en el pasado… Aprendí a quererme. Por extraño que parezca, a veces el amor propio se confunde con el egoísmo. Descubrí la tristeza de saber que en ocasiones nos proponemos a querer a alguien mas que a nosotros. Aprendí a no tenerme lástima, a no creer que lo que me pasa es lo que me toca. Aprendí que merezco más.  Aprendí a soltar todo eso que tanto me pesaba, cargas que no eran mías, culpas, sinsabores, lágrimas e incluso dependencias. A hacer espacio hoy para lo que decida recibir mañana.  Aprendí a perdonarme para poder aceptarme tal cual soy y darme un lugar, espacio e individualidad. Y es liberador. Ha sido un proceso que viví todo este año, pero se que me durará todo lo que me reste de vida. Este año aprendí que las caídas son solo para tomar vuelo. Y sigo trabajando.
Gabriela, Ciudad de México.
El aprendizaje más importante en este 2015 fue que eso que se hace desde el corazón no espera agradecimiento. Este año hospedé en mi casa a una joven madre y a su bebé de tres meses. Su madre la había echado de su casa por razones incomprensibles para mí. Me dolió encontrarla en la calle, caminando sin rumbo, con la bebé y una bolsa de ropa en mano. Le ofrecí llevarla a donde quisiera, pero en el trayecto me contó su historia. Terminamos en mi casa, donde vivió unas semanas. La gente que supo de este caso me decía que no la recibiera, que era una extraña, que me podía robar, que no la tuviera conmigo. Pero mi corazón me decía algo muy distinto: no podía ser indiferente al dolor ajeno. Compartí gustosa lo que tengo. Ella se fue un día sin agradecerme. Pero aprendí que lo que nace desde el corazón es sincero. Aprendí que debemos ser agradecidos, más no esperar que se nos agradezca.
Verónica Sigala, Baja California, México.
El aprendizaje más grande de este 2015 para mí fue el dejar ir a personas de mi vida, el saber cerrar círculos de la mejor manera, sin enojos al menos de mi parte, el saber que tome la mejor decisión y no es que fueran buenas o malas personas, simplemente ya no caminábamos hacia el mismo lugar. Aprendí a desprenderme más fácil de cosas, a caminar más ligera, aprendí a agradecer cada momento vivido, cada experiencia por más mala que pareciera me dejo el mejor de los aprendizajes: crecer como persona !!! Gracias 2015 por ser tan bondadoso conmigo y dejarme conocer lugares tan hermosos y sentir la vibra especial de cada lugar.
Vane Soto, Ciudad de México.
Mi aprendizaje va más allá de darme cuenta de que aprendí algo: descubrí que soy una mujer que sí puede aún cuando no quiere. Dejé a mis padres, hermanos, tíos, primos, a mis amigos para empezar en un lugar sin su apoyo. Aprendí a disfrutar la vida con lo que tengo y no con lo que espero tener. Aprendí que con mis hijos y marido somos cómplices en esto. El año 2015 me ayudó a valorar esos momentos que no te da el dinero. Aprendí que, antes de pedir al universo, hay que agradecer por lo que ya se tiene.
Millet Guzmán Rivera Melo, 37 años, Cancún.
 

*** *** ***

Lector, lectora ¿te gustaría compartir con nosotros –  con el mundo – las enseñanzas que te dejó 2015? ¿Tienes alguna historia que nos quisieras contar? Nos interesa conocer tus opiniones y experiencias.

Si tienes alguna historia de aprendizaje que quisieras compartir puedes enviar un correo a heroismoagonizante101@gmail.com

Garantizamos el anonimato de quienes lo soliciten.

Esperamos tus mensajes.

 

Categorías: Retórica de lo Trivial | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

CaballeroDentalMx

Sitio web de Caballero Dental

Caballero Dental

Venta de Instrumental dental japonés.

LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD

Gaceta electrónica de literatura | México | Año 1 | Primera época | Octubre 2019

Polisemia Revista

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

Bibliofagia

Reseñas y comentarios de libros

Deep Funk

Relatos Pulp, Física, Meteorología y Música

Deja que el reflejo llame tu atención

La vida corre a toda prisa y debemos pararnos a escucharnos, a cuidar las emociones que nos acompañan. Las palabras son las huellas que nos traen a nuestros pies los recuerdos y las imágenes del pasado.

In fiducia

Los mundos mágicos existen. En cada historia que contamos.✒

MINGA

comunicando para transformar

oblinspiración

La mente puede ser libre

Valor Operacional A1

Analista. Buscando patrones y tendencias. Futurología. Dentro del Ciclo.

Pluma, lápiz y cicuta

Creo en el destino. Me emborracho porque soy mexicana, de haber nacido en Suiza bebería leche.

Té blanco y cosas

Just call me Mila

Perséfonne

Otra fanática más de la literatura

Viajando con perrosaurios

Sí se puede viajar con mascotas enormes

A %d blogueros les gusta esto: