Archivo diario: 04/11/2013

Pelea entre hermanos.

Por Rogelio Rivera Melo

Imagen

Pelea entre hermanos. 

Tuve que hablarle a uno de mis hijos sobre rencores y amores. Normalmente, al hablar con ellos, trato de emplear palabras y conceptos comprensibles para un niño pequeño, pero la conversación derivó hacia términos “de adultos”, profundos y sinceros.

Había sucedido algún altercado entre hermanos debido a la territorialidad y el egoísmo infantiles. Hubo gritos y hasta golpes sobre la posesión y el uso de un juguete. Como de costumbre, los afectados exigían la “participación” de papá y una profunda investigación de los hechos.

Algunas personas me han dicho que no debo dar tanta importancia a las “cosas de niños”; que debería dejar que arreglen, por su cuenta, los problemas que surjan entre ellos. “Son niños. Ya se les pasará”, dicen.

Pero creo que las “cosas de niños” se convierten en “cosas de adultos”. Ahora, con mucha más edad, me doy cuenta que una gran cantidad de mis problemas actuales tiene su origen en esas “cosas de niños”. ¿Qué es un adulto sino los recuerdos de un infante confundido, metidos dentro de un cuerpo que se debate entre problemas más graves?

Ahora también sé que los niños pequeños necesitan un poco de ayuda de los adultos para identificar los problemas y superarlos adecuadamente. (No soporto ver cómo algunos adultos creen que un niño menor de ocho años puede tomar las decisiones que un adulto considera “apropiadas” – y que quede claro que no minimizo o desacredito las ideas de los pequeños, pero hay una gran diferencia entre las responsabilidades y los procesos cognitivos de un adulto y un infante).

El mejor momento para que una persona conozca (y ¿por qué no? entienda) conceptos morales como “generosidad” y “sacrificio” y “perdón” y “negociación” es la infancia. Personalmente creo que eso se trata la educación.

Seamos sinceros, al crecer, ya como personas adultas es muy complicado que alguien más nos diga “déjalo ser, son cosas de niños, ya se les pasará” o “fue sin querer”. Y si se presenta el caso es mucho más difícil que lo aceptemos. Y quizá se deba a que no lo hicimos cuando eramos pequeños – tal vez por que nadie nos lo enseñó.

Es por eso que ese día tuve la oportunidad de decir a mis hijos: “Tú y tus hermanos se tienen unos a otros para cuidarse. No olviden que las cosas que se comparten tienen un mayor valor. Sean generosos cuando puedan. Dense tantos besos y abrazos como puedan. Hoy y siempre. Y no guarden rencores, ninguno de ustedes. La vida es corta. Sean felices y no peleen.”

Probablemente, en 15 años los pequeños ni siquiera recuerden esta plática, pero soy optimista. Hay cosas que se quedan grabadas no en la mente, sino en el corazón.

Veremos.

¿Usted como hace, lector, lectora, para hablar a sus hijos sobre temas así?

Categorías: Amor, Hijos, Historias Reales, Maestros, Opinión, Reflexiones, Relaciones, Retórica de lo Trivial | Etiquetas: , , , , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

CaballeroDentalMx

Sitio web de Caballero Dental

Caballero Dental

Venta de Instrumental dental japonés.

LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD

Gaceta electrónica de literatura | México | Año 1 | Primera época | Agosto 2019

Polisemia Revista

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

Bibliofagia

Reseñas y comentarios de libros

Deep Funk

Relatos Pulp, Física, Meteorología y Música

Deja que el reflejo llame tu atención

La vida corre a toda prisa y debemos pararnos a escucharnos, a cuidar las emociones que nos acompañan. Las palabras son las huellas que nos traen a nuestros pies los recuerdos y las imágenes del pasado.

In fiducia

Los mundos mágicos existen. En cada historia que contamos.✒

MINGA

comunicando para transformar

oblinspiración

La mente puede ser libre

Valor Operacional A1

Analista. Buscando patrones y tendencias. Futurología. Dentro del Ciclo.

Pluma, lápiz y cicuta

Creo en el destino. Me emborracho porque soy mexicana, de haber nacido en Suiza bebería leche.

Té blanco y cosas

Just call me Mila

Perséfonne

Otra fanática más de la literatura

Viajando con perrosaurios

Sí se puede viajar con mascotas enormes

A %d blogueros les gusta esto: