Archivo diario: 04/07/2013

Una Ventana al Odio

La Retórica de lo Trivial LXXXVII Por Rogelio Rivera Melo

Imagen

A través del grueso cristal que se abre en el piso de la plaza es visible una estantería sin libros. Normalmente se encuentra rodeada de turistas y visitantes que observan dentro de ella. En una capital europea donde el diseño y la moda son un modo de vida, ¿cómo es posible que la gente se reúna alrededor de un escaparate donde se exhibe el vacío, la nada? Pero lo que ven aquellos que se asoman a través de esa losa de vidrio empotrada en los adoquines del suelo es una mirada – de primera mano – al odio, la discriminación y la cerrazón.

En Berlín, la Bebelplatz se encuentra rodeada por la Staatsoper (la sala nacional de Ópera) y la Universidad Humboldt, cuyas puertas son flanqueadas por las estatuas de los hermanos que dan su nombre a la institución educativa: Wilhelm, el lingüista, y Alexander, el naturalista.

En 1933, el diez de mayo, este lugar – rodeado de tanta cultura – resplandeció con la luz generada por miles de libros. Los miembros de la SA (Sturm Abteilung, la infame división de asalto del partido nacionalsocialista) y los estudiantes controlados por los “Camisas Pardas”, llevaron a cabo uno de los actos culturales de la ideología del nuevo régimen de Hitler.

Imagen

Conforme a las órdenes giradas por Goebbels, el ministro de propaganda nazi, se llevó a cabo la quema de unos 20,000 libros – la obra de periodistas, escritores, científicos y filósofos – cuyo contenido era “literatura que socava los cimientos morales y religiosos de nuestra nación”, “escritos que glorifican a la República de Weimar”, o letras comunistas que debían ser erradicadas mediante “la acción en contra del espíritu anti-germano”. Este acto marcó el inicio de la campaña de censura y persecución cultural en Alemania por parte de los nazis.

En marzo de 1995, se inauguró la obra “Biblioteca”, del artista Micha Ullman – una habitación subterránea, construida bajo el piso de la Bebelplatz, con estantes vacíos que podrían albergar unos 20,000 volúmenes, y que puede observarse desde la plaza a través de un panel de cristal transparente. Esta ventana a la exclusión es un recordatorio para la humanidad. Junto a ella se haya escrita la frase de Heinrich Heine: “Dort wo man Bücher verbrennt, verbrennt man am Ende auch Menschen”.

Eso sucedió hace 80 años.

Afortunadamente las cosas han cambiado. O eso creía hasta el pasado fin de semana cuando fui a visitar a unos familiares – un matrimonio ya entrado en años – con los que he desarrollado la costumbre de intercambiar libros. Al entregarle el libro que llevaba conmigo, la señora me preguntó sobre qué trataba. “Es el resumen de las actividades museográficas del Instituto Nacional de Cultura”, contesté.

Ella lo hojeó con interés. Levantó la mirada hacia mí y me dijo “Está muy bonito. Lo leeré con atención. No como ese libro que hace poquito le regalaron a mi marido. Una porquería. Hablaba de cosas feas. Quién sabe quien lo habrá escrito. Pero ni siquiera lo terminé”, me confesó. “¿Sabes dónde terminó ese libro?” Me encogí de hombros mientras negaba con la cabeza. Ella, levantando la voz, me dijo con orgullo: “Lo eché al agua”.

Y recordé la frase de Heine, esa que está junto a la ventana en el piso de la Bebelplatz: “Allí donde se queman libros, se termina quemando personas”.

Veremos. 

Categorías: Reflexiones | Etiquetas: , , , , | 3 comentarios

Blog de WordPress.com.

La juerga posmoderna

Espejeando ideas

Yayografías

De aquí y de allá, de todo el mundo.

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

CaballeroDentalMx

Sitio web de Caballero Dental

Caballero Dental

Venta de Instrumental dental japonés.

LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD

GACETA DE LITERATURA | MÉXICO | AÑO 1 | PRIMERA ÉPOCA | FEBRERO 2020

Polisemia Revista cultural

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

Bibliofagia

Reseñas y comentarios de libros

Deep Funk

Relatos Pulp, Física, Meteorología y Música

Deja que el reflejo llame tu atención

La vida corre a toda prisa y debemos pararnos a escucharnos, a cuidar las emociones que nos acompañan. Las palabras son las huellas que nos traen a nuestros pies los recuerdos y las imágenes del pasado.

In fiducia

Los mundos mágicos existen. En cada historia que contamos.✒

MINGA

Texto & Fotos

oblinspiración

La mente puede ser libre

Valor Operacional A1

Analista. Buscando patrones y tendencias. Futurología. Dentro del Ciclo.

Pluma, lápiz y cicuta

Creo en el destino. Me emborracho porque soy mexicana, de haber nacido en Suiza bebería leche.

Té blanco y cosas

Just call me Mila

Perséfonne

Otra fanática más de la literatura

A %d blogueros les gusta esto: