Publicaciones etiquetadas con: Fantasías Sexuales

Partes pudendas.

Con pelos y señales. Por Rocío Sánchez.

De todas esas partes que nos conforman como humanos hay unas más interesantes que otras. Otras son más pudendas. ¿Qué sucede cuando se enfrentan el interés y el pudor? ¿Se pierde el interés o se pierde el pudor? 

A los órganos sexuales se les han puesto infinidad de apodos para evitar el bochorno de mencionar sus nombres verdaderos. Esto parece indicar que sólo hay de dos sopas: las palabras ofenden o, quizá, excitan. Pero no vamos a hablar aquí de nombres graciosos para designar a los genitales, sino de aquellos que más bien son eufemismos que pretenden conservar el decoro.

Así, a lo largo de la historia han sido llamadas “partes menos honestas”, “partes vergonzosas” o simplemente “las vergüenzas” (como consta en las crónicas de los conquistadores españoles sobre la ocupación de México). Los menos asustadizos se refieren a ellas como “partes privadas” o como “cierta parte del cuerpo”.

Pero uno de los apelativos más curiosos es el de “partes pudendas”. El adjetivo remite de inmediato al “pudor”. Incluso podría relacionarse mentalmente con “pubertad”, que viene del vocablo pubes, es decir, el vello púbico.

La imagen de la abuelita, la autoridad porfiriana o el solemne sacerdote alarmados porque alguien enseñó las partes pudendas es fácil de evocar. Sin embargo, ¿qué pensarías si te dijeran que, además de las “partes” existe un nervio pudendo? Confieso que yo me reí durante un buen rato.

Pero es cierto, aunque este nervio no tiene nada que ver con el pudor, al contrario, abarca descaradamente a toda la zona genital, tanto en hombres como en mujeres. Su origen se encuentra en el segundo, tercero y cuarto nervios sacros (en la base de la columna vertebral) y se trata de un nervio mixto, es decir, tiene funciones tanto sensoriales como motoras.

Recordemos que los nervios nacen como grandes ramificaciones de la espina dorsal y se van subdividiendo hasta llegar a ser minúsculas fibras que nos permiten recabar información a través de los sentidos. Así, las ramas del nervio pudendo se encuentran en los músculos de la base de la pelvis, en los esfínteres urinario y anal –controlando su funcionamiento–, así como en una parte del recto y el perineo (esa zona que se ubica entre el ano y los órganos sexuales en ambos sexos). Está también en la vagina, la vulva, el pene y el escroto.

En el cuerpo masculino, el nervio pudendo es básico para el buen funcionamiento de la erección, pues es el que recaba y “transporta” las sensaciones que se reciben en el glande y el escroto. Durante la actividad sexual, controla el orgasmo y la eyaculación, a través de las contracciones rítmicas de los músculos que se involucran en el clímax.

Se conoce menos acerca de cómo este nervio actúa en el orgasmo femenino, pero sin duda juega un importante papel ya que inerva el clítoris, causante frecuente de la llamada “pequeña muerte”. Está presente en toda la cavidad vaginal, tan es así que es uno de los objetivos de la anestesia durante los partos “sin dolor”: el bloqueo del nervio pudendo es un procedimiento usual en los partos naturales ya que anestesia toda el área vaginal, pero permite que la mujer siga pujando lo necesario para que su bebé nazca.

Y volviendo a lo del nombre, lo que no logro descubrir es qué fue primero, si las partes o el nervio. Es decir, quién tomó el nombre de quién. Lo que sí sería lamentable es que la medicina se hubiera sometido a las “buenas costumbres” para poner un nombre anatómico.

Lástima que el nombre más bonito ya se lo había ganado el “huesito de la risa”.

(Al respecto, un bonito poema):

“Partes nobles igual a partes pudendas

la nobleza da mucha vergüenza

confusión confusión

algarabía beréber bárbaro blablablá

´un penado se cortó las partes nobles con una hojilla de afeitar

con intenciones de quitarse la vida´

noticiero de radio veintinueve de julio de mil novecientos sesentaitrés

la vida partes nobles

la muerte partes pudendas

el penado tenía vergüenza de las únicas partes nobles que le quedaban

de nobles se convirtieron en pudendas

incapaz de soportar la vergüenza se las cortó

tenía vergüenza de la vida el pobre sinvergüenza de la vida”

Confusión y lenguaje, de Juan Antonio Vasco (Argentina, 1924-1984)

+ + + + + + + + + +

Lector, lectora. Nos interesa saber tu opinión. Deja tus comentarios y que el mundo siga girando. 

Si tienes alguna sugerencia, duda, pregunta, comentario o situación sobre la que quisieras que Rocío escriba, (recuerden que es especialista en temas escabrosos y cachondones) puedes enviar un correo a heroismoagonizante101@gmail.com – Garantizamos el anonimato de quienes lo soliciten. Esperamos tus mensajes.

Lee más de Rocío Sánchez en

Letra S: VIH/Sida,Sexualidad,Salud  y Leyendas Sexuales

Categorías: 2015, Con pelos y señales, Rocío Sánchez, Salud Sexual, Sexo | Etiquetas: , , , , , , , , , , , | 3 comentarios

Blog de WordPress.com.

EL ARTCA

Poesía Microrrelatos Arte

Lo que me robó el Covid

Memoria colectiva

Prefiero quedarme en casa

Un blog sobre lo que me gusta escribir

Lo que te trae la marea

Ideas originales y recomendaciones literarias de una niña a la que le gusta la magia de la lectura

InBLOGnito

on the internet, nobody knows you're a blog

Discover WordPress

A daily selection of the best content published on WordPress, collected for you by humans who love to read.

La juerga posmoderna

Espejeando ideas

Yayografías

De aquí y de allá, de todo el mundo.

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

CaballeroDentalMx

Sitio web de Caballero Dental

Caballero Dental

Venta de Instrumental dental japonés.

Polisemia Revista cultural

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

Bibliofagia

Reseñas y comentarios de libros

Deep Funk

Relatos Pulp, Física, Meteorología y Música

reflejate.wordpress.com/

Let the reflection catch your attention

A %d blogueros les gusta esto: