Archivo diario: 05/01/2016

Montar al elefante.

Por Rogelio Rivera Melo.

Montar un elefante no es fácil. Es una tarea que requiere disciplina, valor y experiencia. Puede ser peligroso subir al lomo de un animal voluntarioso y poseedor de una fortaleza increíble – además, los elefantes apestan a, bueno, a elefante. Pero todas las incomodidades desaparecen cuando estás arriba, dirigiendo a un poderoso ser que te ha aceptado como una parte de él.

image

El Mahout es el hermano del elefante. Es aquel que ha aceptado abandonar su estatus de “humano” para convertirse en la mitad de una simbiosis que va más allá de la amistad. Ser Mahout es más que ser un jinete de elefantes. Es, más bien, convertirse en su complemento, volverse un hermano humano que lo acompañará desde el inicio hasta el fin de su vida.

Dicen los ancianos mahouts que subir a una de estas enormes criaturas es lo mas parecido que hay a enfrentarse a eso que llamamos Vida. Y los Mahouts saben más que nadie, que montar a un elefante no es una tarea fácil…

Porque si uno lo piensa bien, la vida es una enorme bestia salvaje que te puede destrozar en un santiamén si no estás alerta.

Según la filosofía de los Mahout a cada hombre le corresponde un elefante, único e irrepetible, con personalidad y rasgos propios. Con los defectos y las virtudes propias de un inteligente ser vivo que siente y actúa respondiendo a las acciones de su humano. Acción-Reacción, al igual que en todos los aspectos de la vida.

Al inicio de su relación, es tarea del mahout-aprendiz conocer a su pareja paquidérmica. Está obligado a cuidarla desde que es pequeña. Debe bañarla, ejercitarla, disciplinarla, trabajar con ella hombro con hombro. Debe escuchar los consejos de los Mahout veteranos. Debe ser un alumno para enseñar a su elefante. Debe aprender a confiar en sus instintos, así como a escuchar y entender las señales de su pareja.

Establecer una relación de confianza lo pone en un nivel no de amo, sino de hermano. Y como tal, el Mahout tiene que identificar los pulsos vitales de su compañero; con el tiempo aprende a moderar los cambios de humor – propios y del animal: un Mahout que no se controla a sí mismo puede acabar pisoteado por una bestia incontrolable. Si lo hace bien puede estar seguro de que el elefante lo cuidará de cualquier riesgo y lo ayudará en cualquier trabajo que emprendan juntos.

Como en la vida, hay días en los que el elefante es dócil y benevolente. En otros puede ser huraño y salvaje. Hay días buenos y días malos para ser un domador-cuidador-hermano de alguien. Imagina lo que representa serlo de un gigante más inteligente y exigente que la mayoría de las personas.

No es fácil montar a un elefante. Es como la vida: al principio, confiado e inexperto el Mahout, la bestia intentará de todo por derribarlo. Y lo logrará a menos que el aprendiz se vuelva sabio. Debe adquirir experiencia de los viejos y sus consejos. Debe aplicar lo que le enseñen. Debe ganar confianza en sus decisiones y afrontar las consecuencias de ellas… Debe domarse él mismo para aspirar siquiera a domar a su montura. Debe perder el miedo. No se puede subir a un behemot sin valor.

Con el pasar de los años, cuando ha logrado ser el amigo de su elefante y ha hecho las paces consigo mismo puede montarse en la grupa de su hermano y lanzarse a la batalla contra el tigre o a la gran empresa de atravesar bosques y selvas sin importar obstáculos y peligros.

Se como el Mahout, lector, lectora, que monta orgulloso a su compañero elefante. Sube sin miedo. Doma a tus bestias. Es tu vida. Es tuya. Dirígela con decisión. Como si fuera un gran paquidermo , toma el control. Tú lo guiarás. Llegarás al destino que desees.

Montar un elefante no es fácil. Es una tarea que requiere aprendizaje, disciplina, valor y experiencia. Puede ser peligroso subir al lomo de un animal voluntarioso y poseedor de una fortaleza increíble – además, los elefantes apestan a, bueno, a elefante. Pero todas las incomodidades desaparecen cuando estás arriba, dirigiendo a un poderoso ser que te ha aceptado como una parte de él.

Se el Mahout de tu Vida. Y disfruta del viaje. Quizá nos encontremos en el trayecto.

Veremos.

image

Categorías: Retórica de lo Trivial | Etiquetas: , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

Yayografías

De aquí y de allá, de todo el mundo.

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

CaballeroDentalMx

Sitio web de Caballero Dental

Caballero Dental

Venta de Instrumental dental japonés.

LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD

Gaceta electrónica de literatura | México | Año 1 | Primera época | Diciembre 2019

Polisemia Revista

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

Bibliofagia

Reseñas y comentarios de libros

Deep Funk

Relatos Pulp, Física, Meteorología y Música

Deja que el reflejo llame tu atención

La vida corre a toda prisa y debemos pararnos a escucharnos, a cuidar las emociones que nos acompañan. Las palabras son las huellas que nos traen a nuestros pies los recuerdos y las imágenes del pasado.

In fiducia

Los mundos mágicos existen. En cada historia que contamos.✒

MINGA

comunicando para transformar- Texto y fotos

oblinspiración

La mente puede ser libre

Valor Operacional A1

Analista. Buscando patrones y tendencias. Futurología. Dentro del Ciclo.

Pluma, lápiz y cicuta

Creo en el destino. Me emborracho porque soy mexicana, de haber nacido en Suiza bebería leche.

Té blanco y cosas

Just call me Mila

Perséfonne

Otra fanática más de la literatura

Viajando con perrosaurios

Sí se puede viajar con mascotas enormes

A %d blogueros les gusta esto: