Archivo diario: 15/01/2014

Las muchachas decentes no hablan de sexo.

Por Rocío Sánchez

“Incluso los adultos conservamos dudas básicas, tan elementales que nos da miedo decirlas y preferimos recurrir al internet…” En su primer texto para Heroísmo Agonizante 101, Rocío Sánchez nos explica porqué es importante escribir, hablar y preguntar sobre el sexo.

Image

Las muchachas decentes no hablan de sexo.

El sexo no sólo vende. El sexo inspira y mueve al mundo. Una vez me dijo un amigo: querer frenar la fuerza de la sexualidad es como querer atrapar en una bolsa de plástico a las Cataratas del Niágara.

Así, aunque los espíritus más pulcros y conservadores se esfuercen en no voltear a ver lo que la sexualidad implica, cada vez se hace más difícil negar la necesidad de saber más al respecto.

Claro, hoy vivimos sumergidos en una avalancha de estímulos abierta o veladamente sexuales: la publicidad, la música, el cine, la moda y toda la industria del entretenimiento. Los papás dicen que sus hijos e hijas adolescentes ya no tendrían por qué embarazarse inesperadamente “cuando existe tanta información”. Pero ¿qué tipo de información existe?

Incluso los adultos conservamos dudas básicas, tan elementales que nos da miedo decirlas y preferimos recurrir al internet, bendita herramienta contemporánea que nos ofrece la seguridad del anonimato (siempre y cuando borres el historial del navegador antes de apagar la computadora).

Sin embargo, lo que San Google nos arroja como respuesta a una búsqueda, digamos, de “orgasmo anal”, será, casi invariablemente, pornografía. Y así nos seguimos “educando”, partiendo de estereotipos e irrealidades plasmadas en películas donde las dimensiones de los cuerpos se compran en dólares, donde una ama de casa comienza a arder en deseos por un plomero tan pronto como éste se presenta en su casa o donde una sola eyaculación alcanza para repartirla entre dos o más personas.

Que conste que no estoy en contra de la pornografía, aunque es cierto que hoy en internet se puede encontrar porno violeto o delictivo del cual jamás se puede estar a favor. A lo que me refiero es que hoy, en medio de “tanta información”, creemos que sabemos todo del sexo, que conocemos lo que de verdad les gusta a las demás personas, cómo hacerlo y cuál será el resultado. De este modo, al parecer, sólo estamos haciéndonos más ciegos a las necesidades de aquel o aquella con quien, en la vida real, compartimos la cama y la intimidad. O peor aún, nos estamos “uniformando” en el terreno sexual. Y ahí vienen las generalizaciones: los hombres (todos) aman el sexo oral, las mujeres (todas) aman los pétalos de rosa sobre la cama, las parejas (todas) enloquecen con la posición de 69, etcétera. Y no creo, honestamente, que esta uniformidad nos lleve a nada divertido.

La sexualidad ha de ser un terreno en el que podamos innovar, ser creativos, variar, si queremos vivir en plenitud esa parte constitutiva de la vida humana. Y si al leer esto crees que no hago más que llamar al libertinaje de una forma descarada, no te juzgo. Yo misma, durante toda mi vida, he escuchado repetir que una muchacha decente no habla de estas cosas. ¿Qué pensarán mis educadores (morales, escolares, familiares) ahora que llevo diez años haciéndolo? Y lo hago porque yo no quiero ser decente a costa de ser infeliz.

No soy sexóloga ni algo parecido, más bien ha sido mi curiosidad personal, sumada a mi oficio periodístico, lo que me ha llevado a internarme en el escabroso mundo de lo que una mujercita no debería indagar. Curiosamente, son más mujeres que hombres las que en los medios hablan sobre sexo (Paty Kelly, Verónica Maza, Gabriela Granados, Irene Moreno, Silvia Olmedo, por citar sólo unas pocas), ¿te has preguntado por qué?

Para responder a estas y otras preguntas será necesario hablar, preguntar, curiosear. La sexualidad es un tema digno de mención, discusión y análisis. Al final, cada quien saca sus propias conclusiones. Yo, por lo pronto, estoy convencida de que las personas tienen el derecho de elegir cómo quieren vivir sus vidas. Total, el único que se quedará con las consecuencias de lo que decidas eres tú.

Si quieres, puedes ayudarme a nutrir esta curiosidad. Como ya habías leído, puedes mandar tus dudas, comentarios o propuestas al correo heroismoagonizante101@gmail.com. La confidencialidad, garantizada; la satisfacción (sexual) dependerá de cada quien.

Categorías: 2014, Leyendas Sexuales, Otras Letras, Sexo | Etiquetas: , , , | Deja un comentario

Blog de WordPress.com.

Complícate la vida y tendrás algo que escribir

Dónde no todo es válido, pero real

CaballeroDentalMx

Sitio web de Caballero Dental

Caballero Dental

Venta de Instrumental dental japonés.

LA EXPERIENCIA DE LA LIBERTAD

Gaceta electrónica de literatura | México | Año 1 | Primera época | Noviembre 2019

Polisemia Revista

En cada edición proponemos una palabra para indagar sus posibles significados desde distintas áreas.

Bibliofagia

Reseñas y comentarios de libros

Deep Funk

Relatos Pulp, Física, Meteorología y Música

Deja que el reflejo llame tu atención

La vida corre a toda prisa y debemos pararnos a escucharnos, a cuidar las emociones que nos acompañan. Las palabras son las huellas que nos traen a nuestros pies los recuerdos y las imágenes del pasado.

In fiducia

Los mundos mágicos existen. En cada historia que contamos.✒

MINGA

comunicando para transformar

oblinspiración

La mente puede ser libre

Valor Operacional A1

Analista. Buscando patrones y tendencias. Futurología. Dentro del Ciclo.

Pluma, lápiz y cicuta

Creo en el destino. Me emborracho porque soy mexicana, de haber nacido en Suiza bebería leche.

Té blanco y cosas

Just call me Mila

Perséfonne

Otra fanática más de la literatura

Viajando con perrosaurios

Sí se puede viajar con mascotas enormes