Las dos veces.

Las dos veces.

La primera vez que cruzó esa línea fue por estupidez.

Una recta amarilla, mal pintada en el piso. Había sido retocada no hace mucho, un zapato la había pisado y creó un rastro de manchas del mismo color. En el piso también, junto a una de las huellas del incauto, estaba escrito “No pasar. Solamente personal autorizado”. A veces la estupidez te otorga el pemiso para llegar a lugares fuera de alcance.

Desde el momento en que pasó sobre ella, se hizo la promesa de que volvería a atravesarla solamente una vez más.

En seis años tuvo tiempo de sobra para darse cuenta de que la estupidez también te puede abrir muchas puertas, algunas al más allá. En 72 meses soportó vejaciones, golpes, tranzas, peleas, frío, hambre. En 312 semanas aprendió demasiadas cosas, a trabajar duro, a dormir poco, a salir de problemas no metiéndose en ellos, a quedarse callado y bajar la mirada. En 2190 días y sus noches comprendió el valor de permanecer fiel a sus principios, de obedecer las reglas y de que cada lugar tiene “sus” reglas y cada persona tiene “sus” principios. En 52,560 horas entendió lo más básico de la teoría de la relatividad de Einstein: los minutos no pasan igual para todos. Y la lección incluyó sus 3,153,600 minutos de prueba. 189,216,000 segundos que comenzaron a contar desde que su cuerpo pasó, esa primera vez, sobre la línea amarilla.

Hoy, seis años después, volvió a cruzarla. En sentido contrario. Cumplió su promesa. Lo logró a pesar de todo. Haya sido como haya sido.

Y era el momento de volver a empezar.

Categorías: Retórica de lo Trivial | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Perséfonne

Otra fanática más de la literatura

Viajando con perrosaurios

Sí se puede viajar con mascotas enormes

Photos and stories

Observando los diferentes colores de la vida

Paulina Mendez Tips

Me gusta vestirme bien, mis marcas favoritas son ivonne, mk, soy compradora compulsiva, me gusta la música de cold play, muse

elsemanaldepenelope

evoluciónvital

LA NOTA digital

Entre Ríos

Eligiendo Vida

Deconstruye y transforma tu estilo de vida.

La Viajera Incansable

Imágenes y reflexiones viajeras

Emiroverasuarez Recuerdos del Cóndor Difusiones geopoliticas y cultural.

Abierto al mundo intelectual y politico, abriendo surcos entre la neblina

Rebe & Miau

Una forma diferente de estar en el mundo

tumpitula

ToDieMarBru

Una adicción innecesaria

run, trail, trailrunning, viajes, versos, poesía, relatos, running,, historias, anime, manga

Palabras para recordar

Pensando en voz alta

Pensamientos en la Noche

Un espacio para la reflexión de anécdotas y cosas que no son del mundo. Un lugar que no pretende ser polémico, pero si causar algún pensamiento en la noche…

Puras Vagancias

Cosas que suceden en el mundo, mi mundo y sus alrededores. Intentos de discernimiento entre el ser, el deber ser y el querer ser. Lo que fuí, lo que soy y lo que pretendo. Lo que veo, oigo, toco, huelo y gusto en mi vida cotidiana.

Phusions

Nos gustan las cosas que nos gustan. Y punto.

CYL FOTOGRAFOS

Inmortalizando tus recuerdos

Cartier-Bresson no es un reloj

Un blog de fotografía

A %d blogueros les gusta esto: